ABC.es

HoyCinema

patrocinado por .

Crítica de «Idol» (***): Otra Operación Triunfo

Un caso real pero inverosímil de un joven palestino que viaja de polizonte a Egipto para participar -y ganar, en 2013- un concurso de triunfitos

Día 02/06/2016 - 16.07h

El director Abu-Assad, conocido sobre todo por su polémico retrato en «Paradise Now» de la gestación de un terrorista suicida palestino, vuelve ahora con un tema en apariencia mucho más benigno. «Idol» empieza siendo la historia de un grupo de niños que sueñan con triunfar en el mundo de la música, como tantos otros; el hecho de que vivan en la franja de Gaza, que no es Liverpool precisamente, es donde la cosa se separa de los musicales de Mickey Rooney y Judy Garland, ya me entienden. Abu-Assad no juega con cartas marcadas: el primero y mejor de los tramos de su historia se centra en ese minúsculo grupito de niños que no parecen ver las ruinas entre las que andan, ni los impedimentos que deben superar, no todos achacables a ese ogro ausente pero omnipresente que es Israel.

Por ejemplo, la guitarra la toca una niña y, cuando empiezan a tocar de forma «profesional», debe ocultarse tras una columna para no ofender a algún integrista. Por cierto que ese personaje, interpretado por una luminaria llamada Hiba Atallah, es de largo lo más bonito de la función: a la altura de Ana Torrent en esa otra historia de trauma visto con un prisma infantil que era «El espíritu de la colmena».

Pero la historia que merece ser contada no es esa, sino la del cantante del grupo, un caso real pero inverosímil de un joven palestino que viaja de polizonte a Egipto para participar -y ganar, en 2013- un concurso de triunfitos, lo que sirve para galvanizar a una comunidad maltratada y para silenciar cualquier comentario nuestro sobre este tipo de eventos. Pero esta parte no sólo está peor contada sino que va siendo devorada por los materiales documentales que el cineasta intercala y que acaban demostrando tener mucha más fuerza dramática.

Comentarios