ABC.es

HoyCinema

patrocinado por .

Crítica de «Una madre imperfecta» (**): Susan Sarandon, la exprimidora

La actriz coje entre sus manos al personaje protagonista de esta película y lo exprime hasta sacarle la última gota

Día 03/06/2016 - 09.14h

Justo desde «Atlantic City» se sabe lo que es capaz de hacer Susan Sarandon con un limón, y por eso ahora no sorprende que coja entre sus manos el personaje de esta película y lo exprima hasta sacarle la última gota. Ella es la madre del título, y su imperfección consiste en una insólita capacidad para meterse en la vida de los demás con el fin de mejorarla. Es viuda reciente y se traslada hasta Los Angeles con la idea de estar cerca de su hija y arreglarle la vida no sólo a ella, sino también a todos sus nuevos conocidos. Probablemente, la guionista y directora, Lorena Scafaria, nos está dando un apunte de su relación con su propia madre, y en un tono de comedia, blancura y calidez. Susan Sarandon es la reina absoluta (incluso se podría decir que absolutista, de no aparecer J.K. Simon para rasparle algún instante de poderío ante la cámara) y controla cada matiz emocional de su personaje, sus acelerones, sus frenazos, la comicidad fácil, entrañable, y hasta sus ligeros eclipses de melancolía, desconfianza o falta de valor ante las «oportunidades» de su nueva vida. La sencillez y la cordial simpleza de la película no propician que Susan Sarandon (su malicia, su genio, su punto de perversidad?) le dé otro apretón al limón de su personaje hasta hacerlo de Oscar.

Comentarios