ABC.es

HoyCinema

patrocinado por .

Crítica de «The Man & Le Mans» (***): Divo al volante

El documental recrea el conflictivo rodaje de «Le Mans», que desde 1971 se ha convertido en obra de culto

Día 03/06/2016 - 09.14h

Si el lector piensa, como yo, que ver un campeonato de Formula 1 es como estar pillado en un atasco dominguero, este documental quizá no está hecho para él. Recrea el conflictivo rodaje de Le Mans, que desde 1971 se ha convertido en obra de culto? pero no entre cinéfilos, desde luego. Si bien estos pueden encontrar otros motivos de placer en esta crónica historiada de un proyecto que nace de la genuina pasión que Steve McQueen sentía por pilotar estos vehículos de competición. Siendo como era la megaestrella del momento, montó una producción al estilo Hollywood, se fue a Le Mans, alquiló un chateau digno de un jeque, se puso el uniforme de piloto y mandó rodar cientos de horas de carreras. Tenía un director competente (John Sturges, tampoco el mejor del mundo, como aquí se dice) pero no tenía, y nunca se preocupó por tener, un guión? así que no tardó en recibir la visita de los men-in-black, los productores, que intentaron reflotar aquel Titanic (dicen que tampoco tenía guión Casablanca pero, mira, salió mejor).

Le Mans, la película, no funciona como producto de Hollywood pero sí como un peculiar documental rodado en Panavision que refleja la pasión sincera de un divo que no se revela aquí como una persona especialmente interesante: no sólo porque según confiesa no leyó más de 1 (un) libro en su vida, sino porque da más morbo alguno de los personajes que le rodean, como su inquietante hijo, por ejemplo.

Comentarios