ABC.es

HoyCinema

patrocinado por .

Crítica de «El reino de los monos» (***): El primer simio que se cayó del guindo

El eslabón y foco de la historia es el mono heredero del reino, que nace con ciertos hándicap y es despreciado por el rey en favor de su hermano, fortachón y pinturero

Día 02/06/2016 - 16.59h

El cambio de su espléndido y divertido título original, «Pourquoi j?ai pas mangé mon père» (¿por qué no me he comido a mi padre?), por este otro mucho más de salón sólo puede deberse a que la frase no haga nido en la cabeza del público infantil al que va dirigida esta película.

Dibujos animados (capturados) franceses para contar ese momento en el que el mono prehistórico se baja del árbol, se yergue sobre sus patas traseras y evoluciona desde el último eslabón de una especie al primero de otra. Todo ello contado al airecillo de «El rey león» pero en simio y con notas argumentales reconocibles de otros cuentos infantiles: el eslabón y foco de la historia es el mono heredero del reino, que nace con ciertos hándicap y es despreciado por el rey en favor de su hermano, fortachón y pinturero?

El atractivo de esta historia de la prehistoria no es su espectacular técnica de dibujo por captura de movimiento, ni tampoco la gracia física (ni la otra) de sus personajes, pues son más bien feotes, o lo imaginativo de sus paisajes (aunque el árbol mundo sí tiene algo de interés visual), sino que su atractivo está en la sencillez del relato de la evolución del hombre y en la sutileza de algunos de sus mensajes para el público infantil, como que sea el eslabón, ese mono debilucho e incluso con un brazo incapacitado, es el que prende la mecha del desarrollo. No es Pixar, es divertida a un modo, digamos, francés, pero tiene su razón de ser? vista.

Comentarios