ABC.es

HoyCinema

patrocinado por .
Crítica de «Si Dios quiere» (***): Fábula del médico y el cura

Crítica de «Si Dios quiere» (***): Fábula del médico y el cura

Un drama de aspecto serio que el director hace explotar en comedia a lo grande gracias

Día 10/06/2016 - 11.19h

En ocasiones, la fuente de la comedia está precisamente en la seriedad de lo que cuenta, y esta película de Edoardo Maria Falcone es claramente una de ellas. La seriedad del protagonista, un eminente cardiólogo, egocéntrico, antipático y ateo, y la seriedad del drama que se cierne sobre su familia, pues su hijo los reúne para darles una noticia que no sólo le revolverá el estómago, sino que además tendrá que disimularlo, pues su (falsa) condición liberal y tolerante le impide manifestarse como quisiera ante su espiritual hijo? Un drama de aspecto serio que el director hace explotar en comedia a lo grande gracias a la construcción de ese personaje (interpretado con tronchante gravedad por Marco Giallini), por la altivez que demuestra ante sus pacientes y ayudantes, por el desprecio, realmente fino y sincero, hacia su yerno, y también su hija, por su inevitable impaciencia ante la estulticia y el relajo físico y mental de cuantos le rodean? Pero la película, además de muy graciosa, es también inteligente y encuentra el contrapeso en el personaje que interpreta Alessandro Gassman, tal vez sacerdote, tal vez impostor, un tipo en todo caso sospechoso que se enfrenta a él con la misma seriedad y la misma gracia? «Si Dios Quiere» tiene tanta miga como corteza, y sí, te diviertes con las continuas ocurrencias de los personajes y su personalidad, pero también alerta contra los prejuicios y anima al cambio, a modelar las ideas y a mantener una razonable duda sobre la situación de uno mismo en el centro del universo.

Comentarios