ABC.es

HoyCinema

patrocinado por .
Crítica de «Green Room» (**): Alimento para el rottweiler

Crítica de «Green Room» (**): Alimento para el rottweiler

Película interesantísima si a uno le gusta ese tipo de cine en el que unos cuantos personajes se encierran en un local y son rodeados por una banda de sádicos que quiere eliminarlos

Día 10/06/2016 - 11.21h

Película interesantísima si a uno le gusta ese tipo de cine en el que unos cuantos personajes se encierran en un local y son rodeados por una banda de sádicos que quiere eliminarlos. Aunque es fácil confundir este argumento con cualquier cosa de Shakespeare, los adoradores de este género en el que el hachazo tiene tanta importancia como una línea de diálogo prefieren relacionarlo con películas como «Río Bravo», que es como relacionar un patinete con un Bentley. ¿Motivos para la admiración de «Green Room»?..., pues cientos, desde la composición del encuadre hasta el nunca visto efecto claustrofobia, además del armazón moral de los personajes, tanto de los «buenos» como de los «malos» y los perros de presa que les acompañan. Bien es cierto que a las conclusiones que llega esta película dirigida por Jeremy Saulnier (un genio que hizo otra genialidad titulada «Blue Ruin») no son de largo alcance, sino más bien del tipo al loro con los «skinheads» o qué duro es ser «punki», ¿qué música te llevarías a una isla desierta? o el profundo argumentario político e ideológico que se desprende de ello? Es casi una película necesaria para entender nuestra realidad actual, aunque, eso sí, mejor no llevarse al perro a la sala, porque contiene imágenes que podrían ser ofensivas para él.

Comentarios