ABC.es

HoyCinema

patrocinado por .
Crítica de «7 diosas» (***): Mujeres al borde

Crítica de «7 diosas» (***): Mujeres al borde

Una se queja de su marido, otra tiene un novio controlador que viene a espiarla, otra es lesbiana, y otra es una profesional absorbida por su trabajo que no depende de varón

Día 22/06/2016 - 09.17h

Comienza con una secuencia al más puro estilo Bollywood, pero no es una de esas: es una película que quiere analizar el rol de la mujer en el cine y, sobre todo, en la sociedad de la India. Para ello el director Pan Nalin procede como un científico eliminando de la ecuación las variables que le molestan, básicamente, el varón, y se encierra en una envidiable residencia en Goa con las siete mujeres del fordiano título, incluyendo generosamente a la fámula de la casa. La excusa es celebrar la próxima boda de una de ellas con una reunión de solo chicas, pero está claro que estamos en un laboratorio. La ecuación es transparente: una se queja de su marido, otra tiene un novio controlador que viene a espiarla, otra es lesbiana, y otra es una profesional absorbida por su trabajo que no depende de varón?

Sería un ejemplo detestable de cine de tesis (no malo por la tesis, sino por la forma de plantearla) pero estamos en la India, en donde la violencia de género no es ninguna broma (violaciones colectivas como las que leemos en prensa con desgraciada regularidad) y en donde el discurso singular de cada una de estas mujeres sobrepasa lo exótico de su piel y sus costumbres para convertirse en universal. Todo lo seguimos con interés y asombro, hasta que Pan Nalin empieza a cargar las tintas: el presunto científico se transmuta en telepredicador y el espectador empieza a perderse en el laboratorio.

Comentarios