ABC.es

HoyCinema

patrocinado por .
Crítica de «Desde allá» (***): Fluidos sórdidos en Caracas

Crítica de «Desde allá» (***): Fluidos sórdidos en Caracas

Inquietante y subversivo porque Vigas nos contará de él menos aún de lo que nos dejará sin contar

Día 23/06/2016 - 18.41h

Es el primer largometraje del director venezolano Lorenzo Vigas y se llevó el León de Oro en el pasado Festival de Venecia, premio que ganó sin duda por lo inquietante y subversivo de su crónica sobre un hombre solo, solitario, siniestro y que no produce ni el menor sentimiento afectuoso o de atracción. Inquietante y subversivo porque Vigas nos contará de él menos aún de lo que nos dejará sin contar: dueño de un laboratorio de prótesis dentales, que busca jovencitos para llevárselos a casa y montar una pringosa coreografía sexual, que tiene un profundo problema familiar, al parecer con su padre, y que vigila a un hombre ya de edad pero muy activo y que tal vez sea, o se parezca a su padre. Son agujeros conscientes de un guión que ha trabajado Lorenzo Vigas junto a Guillermo Arriaga, el rey del guión con retruque y meandros.

La cámara de Vigas es obsesiva y silenciosa, como su protagonista, al que sigue mientras el actúa de un modo muy ambiguo a la caza y captura del joven Elder, un chulito que refleja todo el ambiente sórdido y extremo de la actual Caracas, ciudad dramática y sin matices. No hay lógica que relacione la mirada del espectador, la intención del director y las conductas (sexuales, éticas, sentimentales?) de los personajes, y al no haber unión ni comunión, gran parte de la historia que se cuenta ha de irse armando con una mezcla de no emoción e intuición, todo ello impregnado por un notable malestar que producen los ambientes de la ciudad y la frialdad de sus personajes. El actor Alfredo Castro, habitual del cine del chileno Pablo Larraín, es a la vez inexpresivo como un palote mientras que transmite astucia y algo parecido a la perversidad, y trasciende la estampilla de cine gay para ser algo más confuso y que tiene que ver con lo paterno, lo social, lo político.

Comentarios