ABC.es

HoyCinema

patrocinado por .

Crítica de «1944» (****): Un clásico moderno del cine bélico

Lo verdaderamente complicado del cine bélico es construir un relato y hacerlo comprensible, lo que Nüganen logra casi siempre. La obra alcanza una categoría superior

Día 08/07/2016 - 16.10h

En una guerra, la muerte nunca es inesperada, pero hay al menos tres instantes en los que al espectador de «1944» se le hiela la sangre con la pérdida repentina de algún personaje. Más allá de sorprender, esta película de Elmo Nüganen, candidata al Oscar por Estonia, carece de la espectacularidad que Spielberg instauró como canon con su soldado Ryan, pero tiene casi todas las virtudes del cine clásico. El director tampoco desprecia el uso de las cámaras modernas, que recorren unas trincheras convertidas en ratoneras, senderos de escasa gloria que dan una imagen bastante fiel de los horrores de la guerra. Es fuera, quizás, donde la fuerza se atenúa.

La historia transcurre en aquel castigado país en un año en el que combatir en la Segunda Guerra Mundial era una especie de bingo macabro. Vecinos del mismo pueblo se veían obligados a matarse entre sí en defensa de causas tan ajenas como el Ejército Rojo y las SS. Atrapados en ese choque de totalitarismos, el pueblo estonio se desangró varias veces, mientras era ocupado por unos y otros casi al albur de los dados, como en un juego de tablero.

En las películas bélicas no es difícil conseguir grandes escenas. El escenario tiene, por desgracia, la riqueza suficiente. Lo verdaderamente complicado es construir un relato y hacerlo comprensible, lo que Nüganen logra casi siempre. Si además proporciona un sentido moral, la obra alcanza una categoría superior.

«1944» no es una película antibelicista en sentido estricto, pero su elocuencia basta para que el espectador saque la única conclusión posible. Como lección histórica es además -evitaremos la odiosa palabra necesaria- apabullante.

Dirección: Elmo Nüganen. Con: Mart Plus, Mait Malmsten.

Comentarios