ABC.es

HoyCinema

patrocinado por .

Crítica de «Independence Day: contrataque» (**): El espíritu de la colmena? marciana

De una película de marcianos lo menos que puede uno esperarse es que sea completamente inverosímil, que sea entretenida y que pierdan los marcianos

Día 01/07/2016 - 09.27h

De una película de marcianos lo menos que puede uno esperarse es, primero, que sea completamente inverosímil (más tranquilos todos, si no parece posible), y segundo, que sea entretenida y que pierdan los marcianos. Y esta secuela cumple esos requisitos mínimos: no hay quien se la crea y te diviertes (si quieres) con toda la morralla argumental y todo el jaleo terrícola para contrarrestar un nuevo ataque más bestia, más vikingo, de la marciana reina y sus obreros y soldados marcianos, porque tienen una organización como de hormiga o abeja.

Lo mejor de esta secuela de «Independence Day» es que nos hace apreciar la primera en lo que valía, aunque sólo sea por la presencia de Will Smith, con algo más de gracia que Jessie T. Usher, que interpreta a su hijo. Secuela de recuelo, hasta la figura presidencial de Bill Pullman, que está en abuelo Cebolleta, y la de Jeff Goldblum, pobre.

Para evitar la destrucción de la Tierra, Rolan Emerich, que dirigió la primera, ha dirigido la segunda y dirigirá la tercera un año de estos, cuenta con Liam Hemsworth, el motorcillo de los hilos narrativos paralelos al rollo marciano, romance, pelea, muestras de valor y patriotismo? En fin, todo ello da para lo que da, y la película tiene un buen vistazo, a pesar de que personajes, diálogos y tratamiento general sea un poco infantilón. Pero es lo suyo: los marcianos solo entran en dos géneros, o tragedia griega o cine infantil. Aunque igual, este contraataque veinte años después es una metáfora de la llegada en tromba de Donald Trump y su aire alienígena.

Comentarios