ABC.es

HoyCinema

patrocinado por .
Crítica de «Un espía y medio» (**): Con músculos y con complejos

Crítica de «Un espía y medio» (**): Con músculos y con complejos

La idea no es hacer un guión elaborado, con diálogos trabajados, sino juntar a un tío de casi dos metros, con músculos hasta en las cejas, con uno de 1,60 con ciertas dotes para ser gracioso.

Día 08/07/2016 - 11.06h

Dirección: Rawson Marshall Thurber. Intérpretes: Dwayne Johnson, Kevin Hart.

Así están las cosas en la comedia norteamericana. La idea no es hacer un guión elaborado, con diálogos trabajados, con horas de darle a la maquinaria de arriba para fabricar algo ingenioso. La idea central es juntar a un tío de casi dos metros, con músculos hasta en las cejas, con uno de 1,60 con ciertas dotes para ser gracioso.

Alrededor de eso se monta una historia más o menos curiosa, que no otra cosa. El grandote fue objeto de chanzas en el instituto porque era un gordo tremendo y ahora es... pues eso una roca, nunca mejor dicho. El otro ha pasado de ser el chico popular de la clase a hombre vulgar y rutinario que ve pasar la vida.

A partir de ese momento la trama desbarra en lo imposible. Espías, tiros, persecuciones y una buena química entre Johnson y Hart que va a dar buenos dividendos en taquilla y que a nivel cinematográfico deja transcurrir la historia sin molestar en exceso, algo agradable en estos tiempos tan duros.

Con todo, la película, aunque lo intenta con algunos giros de cierto suspense, no pasa de ser la clásica comedieta norteamericana de aquí te pillo aquí te mato y toma el dinero y corre.

Hay que decir que «The Rock» y Kevin Hart ya habían hecho comedia cada uno por su lado, con discreto acierto por ambas partes, aunque parece que Hart es muy apreciado allí con su humor (¿?) Es la primera vez que se juntan y, aunque el guión resbala una y otra vez, entre ambos sujetan mínimamente el producto. Probablemente será suficiente para hacer segundas partes.

Comentarios