ABC.es

HoyCinema

patrocinado por .

Crítica de «The duke of Burgundy» (***): Niñas malas

Una oportunidad para el cinéfilo de hacer un pequeño descubrimiento. Strickland es británico pero sus películas no lo parecen

Día 15/07/2016 - 08.40h

Peter Strickland, director inédito en nuestras pantallas, va a estrenar dos películas seguidas esta quincena: oportunidad para el cinéfilo de hacer así un pequeño descubrimiento. Strickland es británico pero sus películas no lo parecen: esta, por ejemplo, cuenta una historia lesbiana en forma de pastiche de aquel subgénero erótico softcore surgido en la estela del éxito de «Emmanuelle» en 1974. Se preguntarán, ¿cuál es la gracia de recuperar lo que en España se llamaba destape? ¿cuál la de recrear con prolijo mimo un cine denostado, invirtiendo -seguro- más talento y más dinero que el original? Que se lo pregunten a Tarantino, que hace lo mismo con el spaguetti western, o a Lucas y Spielberg. Strickland será tan posmoderno como los citados pero su película es una absoluta delicia estética, una delicatessen en donde el erotismo (eurotismo, habría que decir, por su filiación europea) es más conceptual que gráfico. Y hay más referentes en juego que aquel poco añorado (el porno duro lo liquidó casi en la cuna) cine de sexo tan blando como los zooms y flous con los que intentaba engatusarnos: basta evocar esa magnífica y misteriosa secuencia orgásmica que roza lo abstracto.

También a diferencia del modelo original (supongo, no soy tan experto en la materia) la relación que nos describe no se agota en el morbo: los juegos de poder de estas dos mujeres -que son levemente sadomasoquistas- acaban revelando una inesperada ternura.

Dirección: Peter Strickland. Con: Sidse Babett, Chiara D?Anna.

Comentarios