ABC.es

HoyCinema

patrocinado por .

Crítica de «Ahora me ves 2» (**): La magia es otra cosa

Esta película es una copia estruendosa de la bien engrasada, y también asumidamente cínica, maquinaria puesta en marcha por Soderbergh en su saga de «Ocean´s Eleven»

Día 21/07/2016 - 21.34h

Sobre todo ahora en verano, cuando nos inundan, las secuelas tienden a parecer cínicas máquinas de hacer caja más que fruto de una genuina lógica narrativa, da igual que sea «El padrino 3» o el remake de Kiarostami de «Te querré siempre». Valga este desahogo para aclarar que voy caliente con esta secuela de un «original» que más que dar para una continuación más bien daba para pedir excusas por tomarnos el pelo. Cuatro magos majísimos, o maguísimos, unían sus fuerzas para dar una serie de golpes en doble sentido, por robar algo y por ser un golpe de efecto digno de un David Copperfield. En fin, una copia estruendosa de la bien engrasada, y también asumidamente cínica, maquinaria puesta en marcha por Soderbergh en su saga de «Ocean´s Eleven». Hagan juego. Esta secuela sólo se salva, por decir algo, por el descaro con el que vuelve a montar su irrisorio circo. El reparto sigue siendo de primera, desde un Morgan Freeman que pone el piloto automático durante casi todo el metraje, en dura competencia con un Michael Caine en su fase pos-inserso en donde ya ni intenta disimular su buen oficio. El cuarteto protagonista ofrece figuras tan anticarismáticas como Jesse Eisenberg o Dave Franco, superadas por un Woody Harrelson que como empezaba a caernos bien se busca un doble papel con un ¡hermano gemelo! surgido de la nada que rechinaría hasta en Vaya par de idiotas. Al final el menos antipático es un Daniel Radcliffe de villano sarnoso. ¿Y la trama? Una escena brillante, con un as volante; el resto, aparatosos golpes de efecto y largas explicaciones verbales que parecen esa maniobra disuasoria que usan los magos para distraer nuestra atención, en este caso, de la inanidad general.

Comentarios