ABC.es

HoyCinema

patrocinado por .

Crítica de «Elvis&Nixon» (***): Groucho Marx redivivo

A Elvis, en su decadencia por la llegada de los Beatles, se le metió en la cabeza que el país iba a la deriva y que quería una placa de agente federal encubierto para enderezarlo

Día 26/08/2016 - 13.36h

Es un hecho. Según los documentos desclasificados del Pentágono, Elvis Presley estuvo en el despacho oval charlando con Nixon. Lo atestigua una foto del momento. Sobre la reunión, insólita por el motivo, ha rodado Liza Johnson una película en la que el lance más parece una de esas historias que narraba Groucho Marx que un hecho real. Pero lo fue.

Todo es surrealista pero, sobre todo, la idea que dio pie a la entrevista. A Elvis, en su decadencia por la llegada de los Beatles, se le metió en la cabeza que el país iba a la deriva y que quería una placa de agente federal encubierto para enderezarlo. Y dicho y hecho: el tipo se presentó en la puerta E de la Casa Blanca con una carta dirigida a Nixon. Este, también en decadencia por la guerra de Vietnam, accedió a recibirle.

De los motivos de uno y otro, de cómo se gestó dicha reunión y de su celebración en sí es de lo que trata esta película. En realidad, más que un agente encubierto, lo que hay de encubierto es la película en sí, que es una comedia de tono ligero, elegante y sin estridencias. El mismo hecho en sí es cómico pero para ejecutarlo con esas dosis de finura y que no pareciera algo estridente se necesitaban dos figuras de primer orden. Y sin duda este es el mayor valor de Johnson: la elección de sus actores. De Michael Shannon ya se sabe que es un intérprete solvente, riguroso y muy fiable. Su composición de Elvis es de chifladura total sin aparentarlo en ningún momento. Todo lo hace Elvis con seriedad y entereza, de ahí lo jocoso de la situación.

Lo de Kevin Spacey es otra cosa. Hace ya bastante tiempo que Spacey está en otro nivel, muy superior al de casi todos. Siempre estuvo en la élite con una facilidad realmente pasmosa para encarnar todo tipo de personajes. Pero aquí su encarnación de Nixon es más que brillante. Un lección digna de verse en las escuelas de interpretación.

Dirección: Liza Johnson. Con: Michael Shannon, Kevin Spacey.

Comentarios