ABC.es

HoyCinema

patrocinado por .

Crítica de «El Elegido» (***): La hoz, el martillo y el piolet

Excelente dramatización y puesta en escena de ese material histórico que hace Antonio Chavarrías en esta lujosa película

Día 02/09/2016 - 15.51h

Uno de los mayores obstáculos para mantener tensa la cuerda argumental de una película es que el espectador sepa ya el final, y aquí se cuenta una historia cuyo final conocemos: Ramón Mercader asesinó a León Trotsky en su casa en México en 1940. Y otro gran obstáculo es que los pormenores de esa historia de intriga, espionaje y crimen ya haya sido contada anteriormente con enorme precisión y detalle («Asaltar los cielos», excepcional documento y documental de Rioyo y López-Linares). Dicho lo cual, aún tiene más mérito la excelente dramatización y puesta en escena de ese material histórico que hace Antonio Chavarrías en esta lujosa película que, a pesar de esos obstáculos, mantiene un interés compuesto y al alza. Juega bien con los tiempos y con la mezcla de materiales, con su arranque documental y con los prólogos a la historia (aunque las escenas de guerra civil no sean muy afortunadas, pero sirven para fijar la figura terrible de la madre, Caridad del Río, que encarna Elvira Mínguez con cierto deje de ama de llaves de «Rebeca»), que crece en visualidad y estilo al llegar a México.

Entre el revoltijo de sentimientos que Chavarrías embute en la historia adquiere cierta gracia negra el retrato fanático en las jetas y seriedad de las diversas camarillas del comunismo, todos con la cara de Ninotchka recién llegada, aunque la película contempla con ojos gatunos la figura de Trotsky e incluso la de Mercader, lleno de dudas pero tan entregado a su madre como Norman Bates.

Dirección: A. Chavarrías. Con: Alfonso Herrera, Hannah Murray.

Comentarios