ABC.es

HoyCinema

patrocinado por .

Crítica de «Lejos del mar» (**): Algo sobre víctima y verdugo pero ¿qué?

El protagonista es Santi, un etarra que sale de la cárcel con toda su pena y su arrepentimiento cumplidos, y se instala (¡ojo al dato, porque es una declaración de principios!) en el sur de España

Día 01/09/2016 - 19.44h

Retoma Uribe un viejo e incómodo asunto, el del terrorismo etarra, y lo hace tuneándolo a la actualidad del paisaje y tiempo mediante una historia que propone un mensaje, una actitud, un estado de ánimo que produce una inevitable incomodidad. El protagonista es Santi, un etarra que sale de la cárcel con toda su pena y su arrepentimiento cumplidos, y se instala (¡ojo al dato, porque es una declaración de principios!) en el sur de España, junto a un compañero de celda enfermo terminal. Santi es Eduard Fernández, un actor que le otorga verosimilitud y dignidad al papel más arrugado, y que además aquí el guión le ofrece las líneas precisas para convertirlo en el más íntegro de la función precisamente por los vericuetos tan extraños por los que se adentra el relato una vez que aparece en él el personaje de ella, Marina, que interpreta Elena Anaya con una insoportable (e indeseable) carga de tragicomedia.

Otros elementos accesorios a la trama, que es un disparate, también le perjudican, como el absurdo personaje de periodista que interpreta José Luis García, aunque tal vez toda la marcianidad que exhala la historia y su «recado» le quite irritación a esta rara reflexión sobre víctimas y verdugos. En cualquier caso, ver a Fernández despellejar el animal crudo de su personaje merece mucho la pena.

Dirección: Imanol Uribe. Con: Eduard Fernández, Elena Anaya.

Comentarios