ABC.es

HoyCinema

patrocinado por .

Crítica de «El porvenir» (****): Nadie está a salvo de la vida

Isabelle Huppert está impresionante. Su recital bastaría para sostener la adaptación de las obras completas de Kant

Día 22/09/2016 - 21.42h

Da miedo contar el argumento de esta pequeña maravilla, que podría espantar al más valiente. La película es francesa hasta la médula (por cada paso que da un personaje, declama un párrafo) y los protagonistas son todos filósofos. Incluso citan a Hannah Arendt, a quien alguno conocería por la película de Margarethe von Trotta.

La ausencia de dragones (y de tópicos) aboca el argumento al callejón sin ventanas de las ideas. No hay ni un pequeño crimen, a lo Godard, que echarse a los ojos. Mia Hansen-Love recuerda más a Rohmer, pero sin las jovencitas. La protagonista tiene 63 años. Es una Isabelle Huppert impresionante. Su recital bastaría para sostener la adaptación de las obras completas de Kant.

A su alrededor, todo se derrumba. Con una violencia psicológica inmisericorde, la buena mujer encaja un compendio de desgracias con magistral estoicismo. Casi dan ganas de que llegue un actor latino y se ponga a llorar, sin sutilezas. La lección (o una de ellas) es que incluso en un mundo tan cerebral las bajas pasiones acechan, dispuestas a sacudir la existencia de cualquiera. Nadie está a salvo de la vida. A cambio, nunca es tarde para ser libre.

Dirección: Mia Hansen-Love. Con: Isabelle Huppert, Edith Scob.

Comentarios