ABC.es

HoyCinema

patrocinado por .

Crítica de «Elle» (****): Instinto más básico y enmascarado

Es Paul Verhoeven el tipo que sabe ensuciar con inteligencia, desconcierto y clase ese pañuelito blanco que todo el mundo se cree que tiene dentro de su cabeza

Día 30/09/2016 - 10.05h

Con cualquier otro director, podrían ponerse a la cola las minorías (y mayorías) que protestaran por las grandes ofensas a la sensibilidad que les produce esta historia, pero es Paul Verhoeven, el tipo que sabe ensuciar con inteligencia, desconcierto y clase ese pañuelito blanco que todo el mundo se cree que tiene dentro de su cabeza. Verhoeven, el que hizo «Instinto básico» y demostró que al resolver la trama aún agrandaba su intriga, coge aquí un relato de Philippe Djian (escritor francés de relatos negros sucios) y a una actriz, Isabelle Huppert, que es un limón exprimido en un cuenco de vinagre, talento y pecas, para hacer una película que se pasea con gracia por el subsuelo de lo moral, que te corta la mayonesa, que te sacude de perplejidad, que te invita a «disfrutar» del horror y su contrario (sea, cual sea) y que, otra vez, se resuelve multiplicando las intrigas sobre esos personajes y sus actos. En el centro de la trama está la violentísima agresión a una mujer a la que ataca y viola en su casa un fulano enmascarado; ella, la del título, es una empresaria de éxito, que ejerce el poder en su entorno, sea familiar, laboral o de amistades, y que absorbe el terrible suceso de tal modo que raya la tragedia en virutas de algo parecido a la comedia, pero fermentada, agresiva, con mordiente. Entre Verhoeven y Huppert exploran esos territorios del ser humano en los que no se puede pisar con conceptos manidos, como la venganza, el placer, el dominio, el deseo o los instintos básicos, y uno no puede más que admirarse de la capacidad de esta pareja para pintar en el mismo folio tanto desconcierto, maldad, erotismo feroz y provocación al sistema nervioso del ser humano reposado en sus ideas, sea hombre, mujer, feminista, vegetariano o ateo. Puesto que es una película turbadora, inquietante, conviene verla con el menor número posible de frases hechas e ideas mascadas.

Comentarios