ABC.es

HoyCinema

patrocinado por .

Crítica de «Juegos de familia» (**): Maneras de evitar la quiebra

Belén Macías pretende, o al menos consigue, una película muy didáctica en lo sentimental, en lo familiar y en lo laboral

Día 30/09/2016 - 10.06h

Belén Macías pretende, o al menos consigue, una película muy didáctica en lo sentimental, en lo familiar y en lo laboral, los tres departamentos en los que se mueven sus personajes: un matrimonio agostado por el tiempo y las pesadumbres, una empresa de juguetes a la que le cuesta mantenerse a flote y una familia que, como tantas, se debate entre lo mucho, lo suficiente y lo poco en la cotización de sus relaciones. «Juegos de familia» ni busca ni encuentra un modo original de contar un argumento familiar, o sea, conocido, previsible en los meandros de su desarrollo, pero sí logra vestir de elocuencia su sencilla pretensión instructiva: pone al espectador frente a las vulgares contradicciones de cualquier vida (la desatención de lo importante, la fragilidad de las ideas más firmes, el paso cambiado con quien quieres andar?). Y aunque no llega a ser una película reveladora, sí revela la importancia de la interpretación: qué bien muestran sus cartas los actores. Vicky Peña y Juli Mira tienen, acaso, unos personajes con más pliegues, pero tanto Juanjo Puigcorbé, con sus «tics» reconocibles y eficaces, como Marta Belenguer, Enrique Arce, Sergio Caballero, y todos, construyen y deconstruyen los perfiles de sus personajes con la dosis justa de carne reconocible y sentido del humor. Todos ellos son lo mejor de la película, junto a lo que queramos o podamos aprender de ella.

Comentarios