ABC.es

HoyCinema

patrocinado por .

Crítica de «La reconquista» (***): Espejismos y retrovisores

Con una sencillez aplastante, con las palabras más que justas del director y de sus personajes, esta película habla de eso tan complejo que es el ser humano después de sí mismo

Día 30/09/2016 - 10.06h

Con una sencillez aplastante, con las palabras más que justas del director y de sus personajes, esta película habla de eso tan complejo que es el ser humano después de sí mismo, cuando se dobla en edad (de los quince a los treinta) y tiene que gestionar a la vez sentimientos tenidos y mal retenidos, con otros recientes y fáciles de desenfocar por el peso y renacimiento de aquéllos.

La historia que cuenta Jonás Trueba está barnizada por tres capas de tiempo: una cita presente entre dos jóvenes que comparten un viejo sentimiento amoroso escrito en una carta de amor flambeado, cuya lectura les anima ahora a compartir una noche de paseo, música, cervezas y puertas abiertas a releer si queda algo de lo que escribieron y sintieron el par de adolescentes que yo no son. Otra cita en presente más de indicativo de ese joven taciturno con su realidad no virtual, con su actual pareja?, un tramo realmente brillante que pincha sin pincho el globo inflado en una noche de conducción temeraria con los ojos puestos en el retrovisor. Y otra más, que no es «flash-back», que no hay narrador, en la que vemos la coreografía sentimental de dos quinceañeros sin el recipiente adecuado para volcar su océano. La música, la letra, las excelentes interpretaciones (más frescor en las femeninas), el susurro y boceto de sus ideas? Todo es especial en esta notable película.

Comentarios