ABC.es

HoyCinema

patrocinado por .

Crítica de «Vientos de La Habana» (**): Seducción sin fantasía

Con Jorge Perugorría dando vida a un detective de la vieja escuela, el espectador se sumerje en las noches sensuales de la isla de la mano de Félix Viscarret

Día 30/09/2016 - 10.07h

Félix Viscarret demostró en «Bajo las estrellas» que no le faltan ambición y talento. Aquí elabora un cóctel con diversos textos de Leonardo Padura, premio Princesa de Asturias 2015 y escritor de moda en La Habana. De su mano y de la Jorge Perugorría, detective de la vieja escuela, el espectador se sumerje en las noches sensuales de la isla. Un crimen en el ámbito estudiantil, una rodajita de crítica social y la dosis imprescindible de ron animan la historia.

Los años no han ajado la capacidad de seducción del actor cubano, convicente como policía rebelde, sin el lado «sucio», y entusiasta enamorado. Suyo es el mejor acento del Caribe. Viscarret se permite un guiño con sabor a fresa (y chocolate) al cruzar una de sus tramas con Vladimir Cruz, pero quien de verdad da la réplica al protagonista es la enigmática Juana Acosta, capaz de interpretar a actrices de cualquier latitud, aunque no tanto de longitud.

Hasta aquí las virtudes. El mayor defecto es el aire televisivo de la cinta, rodada con corrección pero como pasada por la termomix de la pequeña pantalla. Ahora que nos hemos hartado de leer que el mejor cine se hace en las series, cuando el primero se parece a las segundas descubrimos la exageración. «Vientos de La Habana», de hecho, acabará convertida en serie de cuatro capítulos para TVE. Puede que la compresión en la sala de montaje le haya sentado regular a la función o que le falte un punto de revolución, sobre todo teniendo en cuenta el escenario. A una sala le pides algo más. Que la protagonista toque desnuda el saxo (no es una erra¬ta) puede sevir de reclamo, co¬mo el resto de ingredientes de calidad, pe¬ro un poco de fantasía en la elaboración le habría dado el toque perfecto.

Comentarios