ABC.es

HoyCinema

patrocinado por .
Crítica de «La chica del tren» (***): Viaje en melodrama con asiento de Hitchcock

Crítica de «La chica del tren» (***): Viaje en melodrama con asiento de Hitchcock

La película conserva la estructura de la novela, dosifica y cambia los puntos de vista y mezcla los tiempos, el pasado y el presente, para producir un avance lento y calculado de la trama y del suspense

Día 20/10/2016 - 22.08h

La novela de Paula Hawkins empapeló de «chicas/os del Metro» las ciudades de medio mundo, por lo que ver ahora la adaptación al cine de Tate Taylor produce una particular intriga que atiende no tanto al contenido de su argumento como al hecho de si visualiza bien lo ya leído e imaginado. El cambio sustancial consiste en llevarse la historia desde Londres a Nueva York, pero es irrelevante, y puede decirse que en lo esencial la película mantiene la tensión romántica, sexual y de «thriller» de la novela, y además se aprecia el interés por conservar su temperatura fría e hirviente y una cuidada y ceñida física de todos los actores con los personajes que interpretan. Emily Blunt y su mirada infeliz proponen un contorno amargo a Rachel, la chica del tren a ninguna parte, una mujer destruida por su decepción matrimonial y por su caída en tromba en el alcohol; la pareja feliz que ve desde su ventanilla, y que interpretan de modo carnalmente perfecto Haley Bennett y Luke Evans; su obsesión por la que fue su casa que ahora ocupa otra mujer (Rebecca Ferguson), y el personaje esquivo, intrigante, de su ex marido (Justin Theroux)?

La película conserva la estructura de la novela, dosifica y cambia los puntos de vista (ella, la pareja feliz, la versión de la nueva mujer de su ex marido?) y mezcla los tiempos, el pasado y el presente, para producir un avance lento y calculado de la trama y del suspense, al menos para los que lleguen sin lectura previa al intríngulis argumental levemente hitchcokiano. Para cualquiera, «La chica del tren» será una historia anegada de tristeza ante ese grumo de impotencias que causan en el ser humano las decepciones, las heridas abiertas, el abuso sutil y las debilidades cuando no se encuentra un tapón para todo ello? Y lo menos cuajado, tanto de la novela como de la película, es su «zona thriller» y su resolución, pues lo criminal suele vulgarizar lo humano en una historia como ésta tan pasional y gélida.

Dirección: Tate Taylor. Con: Emily Blunt, Rebecca Ferguson, Luke Evans, Justin Theroux.

Comentarios