ABC.es

HoyCinema

patrocinado por .
Crítica de «El contable» (**): Deriva hacia un puerto dudoso

Crítica de «El contable» (**): Deriva hacia un puerto dudoso

La película cuenta una historia interesante, la de los afectados por el Sindrome de Asperge, con la diferencia de que el personaje de Affleck tiene tanta facilidad para la contabilidad como para ser Rambo

Día 20/10/2016 - 22.08h

Mantener el recorrido constante de una película, sin derivas que estropeen la llegada a buen puerto no es tarea tan fácil como parece. Entran en el camino toda clase de impedimentos: los ejecutivos de corbata cara y bolsillo lleno que solo entienden del poderoso caballero, las inflexiones del guión, la interpretación del director y hasta la intromisión de las estrellas metiendo la manita.

En «El Contable» se cuenta una historia interesante, la de los afectados por el Sindrome de Asperge, autistas con una inteligencia superior a la normal en determinados aspectos. No es lo mismo que los autistas de alto funcionamiento, pero es parecido. La diferencia aquí es que el personaje de Affleck tiene tanta facilidad para la contabilidad como para ser Rambo al cuadrado. En ese difícil equilibrio es donde el director O?Connor acaba resbalando. Tras un interesante inicio, el filme va inclinándose peligrosamente hacia el lado facilón para llenar el bolsillo de oro.

El problema verdadero, lo interesante del caso (la integración de esta clase de autistas en la sociedad) se va difuminando y en el desenlace aquello acaba siendo «Comando» con Schwarzenegger haciendo un vídeo juego de aquí te pillo aquí te mato, y te mato mucho. Ni la relativa sorpresa final borra ese manchón en la inmaculada camisa del filme.

Dirección: Gavin O?Coonor. Con: Ben Affleck, Anna Kendrick.

Comentarios