hoyCinema
Mapa Web
Portada
Estrenos
Cartelera
Avances
Vídeos y fotos
Actualidad
Gente
Especiales
DVD
Participa
Servicios
Tienda
Las 13 mejores películas de Zombies
Las 13 mejores películas de zombies

 

Juegos Zombies

 

Tienda Zombie

 

Aullidos - Toda la información sobre cine de terror

 

Visita nuestro Foro de Terror

 

LAS MEJORES PELÍCULAS DE ZOMBIES

 

Se arrastran penitentes entre la vida y la muerte, guiados por un instinto caníbal e insaciable de calmar su hambre. Su origen no está del todo claro (virus mutantes, experimentos militares, meteoritos extraterrestres...) si bien no importa demasiado, ya que lo verdaderamente alarmante no son sus causas, sino sus consecuencias: representan el fin de la humanidad, una pandemia a nivel mundial en la que los supervivientes se verán obligados a luchar de forma continua para mantenerse con vida en un árido ambiente post-apocalíptico. Suelen provocar miedo, aunque también risa, en su eterno intento por alimentarse. Hablamos, por supuesto, de los muertos vivientes. Con motivo del estreno de 'Zombis Nazis', actualizamos nuestro especial sobre películas de zombies.

 

La noche de los

muertos vivientes

(George A. Romero, 1968, EE UU)

 

La película que marcó el antes y el después en el género, sentando las bases de todo lo que vino luego. George A. Romero, el director más influyente en películas de muertos vivientes, zanjó firmemente las líneas por las que discurrirían estas criaturas en los años venideros: andares de sonámbulo (piernas arrastrando, brazos levantados), insaciable instinto de comer carne humana, plaga de tintes apocalípticos y escala mundial, y campamentos creados por los humanos como único refugio seguro para los supervivientes.

 

Como la mayoría de las películas de terror de culto, el film fue rodado con unos medios bastante precarios: en celuloide de blanco y negro de 16 mm., con un presupuesto de 114.000 dólares y la mayoría de los actores amateurs, muchos de ellos amigos y familiares del propio director. El resultado fue una cinta de atmósfera macabra y enfermiza que no haría sino mejorar el resultado final de la producción, que desde su primera escena da la impresión de que las cosas no van a ir sino a peor. Fue motivo de dos secuelas de Romero, ‘Zombi’ y ‘El día de los muertos’,  y de un remake de Tom Savini en los años 80. La fiesta había empezado.

 

 

La noche de los muertos vivientes

 

Zombi

 

Zombi

(George A. Romero, 1978, EE UU)

 

Cuando la plaga ya ha alcanzado a toda Norteamérica, un puñado de desesperados supervivientes se refugia en un centro comercial donde tendrán que enfrentarse no sólo a los muertos vivientes que les asedian desde fuera, sino también sus propios miedos y obsesiones. De esta forma, George A. Romero continuaba la saga más celebrada del género en la que muchos consideran como la primera película ‘gore’.

 

Gran parte de su éxito se lo debe a Tom Savini, colaborador habitual de Romero que además hacer un cameo, se encargó de los Efectos especiales. Pese a su título original, ‘Dawn of the dead’ (‘El amanecer de los muertos’), en nuestro país se tradujo como ‘Zombi’. Fue objeto de un acertado remake de Zack Snyder en 2004, y es la preferida de muchos amantes del género.

 

 

 

El día de los muertos

(George A. Romero, 1985, EE UU)

 

Romero cerraba su trilogía sobre zombies (a la que años más tarde, ya con el nuevo milenio, añadiría dos nuevos títulos) con ‘El día de los muertos’. En esta tercera entrega se centraba en la crítica al ejército a través de una pareja de jóvenes que consigue refugiarse en una base militar subterránea, donde los militares tienen impuesta su ley marcial mientras experimentan con los no-muertos.

 

Lo que en principio iba a ser un proyecto mucho más ambicioso tuvo que ser adaptado a la mitad de presupuesto a cambio de una clasificación X, y Romero tan sólo pudo esbozar muchas de las ideas que tenía planeadas (los zombies como víctimas de los humanos, su entrenamiento para ser enfrentados a otros muertos vivientes…), las cuales terminaría de desarrollar años más tarde en ‘La tierra de los muertos’.

 

Tiene un tono más rudo y seco que las dos predecesoras, con total ausencia de humor, y vuelve a contar con Tom Savini para las labores de maquillaje. Es la cinta menos celebrada de la trilogía y la que peores críticas ha recibido, pero aún así resulta imprescindible para cualquier amante del género, su influencia está implícita en multitud de películas posteriores y contó con un remake en 2008 a cargo de Steve Miner.

 

 

El día de los muertos

 

Tu madre se ha comido a mi perro (Braindead)

 

Tu madre se ha comido

a mi perro (Braindead)

(Peter Jackson, 1992, Nueva Zelanda)

 

 

Imprescindible en cualquier reunión de diecisieteañeros sin padres en casa. Peter Jackson, que años más tarde sorprendería con su impecable adaptación de la trilogía de ‘El señor de los anillos’, continuaba la línea gore abierta con ‘Mal Gusto’ (‘Bad Taste’) en esta cinta grosera, excesiva y, por encima de todo, violenta (fue recortada en países como EE UU, Gran Bretaña o Australia).

 

La historia comienza cuando la quisquillosa madre de Lionel es mordida en el Zoo por un mono-rata mientras espía a su hijo en su primera cita con Paquita (interpretada por la española Diana Peñalver). Infectada por el extraño animal, la anciana empieza a transformarse en zombie, pero su hijo, cegado por el cariño, intenta aparentar la normalidad hasta el último minuto, cuidando de su progenitora y de todos cuantos van siendo contagiados, a los que mantiene encerrados en el sótano.

 

El título con la que se tradujo en España se debía a la escena en la que Paquita lograba sacar de la madre del protagonista, convertida ya en muerto viviente, el cuerpo inerte de su perro, y daba a los espectadores una idea bastante fidedigna de lo que iban a ver: humor y sangre a raudales y por partes iguales. Momentos como el apareamiento entre los infectados, el paseo del bebé-zombie o el rocambolesco final quedan fijados para siempre en las retinas de los fans. Fue rodada con unos escasos 3 millones de dólares, es considerada una de las películas más gore de la historia, y en 2007 fue elegida como una de las 25 mejores películas de terror de la historia por la revista Time.

 

 

 

Resident Evil

 

(Paul W. S. Anderson, 2002, Reino Unido- Alemania-Francia-EE UU)

 

 

El popular y escalofriante videojuego comercializado por Capcom en 1996 saltaba a la gran pantalla seis años más tarde con Milla Jovovich como protagonista. El argumento giraba en torno a la Corporación Umbrella, una multinacional dedicada a la investigación genética inmersa en un proyecto ultra-secreto desarrollado en la ciudad-laboratorio subterránea conocida como ‘La colmena’.

 

Cuando el virus experimental que están creando los científicos de Umbrella queda libre, el ordenador central (apodado como la ‘Reina Roja’) decide sellar todos los accesos del recinto, condenando a muerte a todos los empleados. Ahora, Alice (Jovovich) deberá introducirse en el complejo junto a un grupo paramilitar de la compañía con el objetivo de desconectar la computadora.

 

El film, al igual que el videojuego, gozó de un gran éxito y ha sido objeto de dos secuelas: ‘Resident Evil: Apocalipsis’ (2004), ‘Resident Evil: Extinción’ (2007) y 'Resident Evil: Afterlife' (que se estrenará en nuestros cines el próximo 10 de septiembre).

 

 

Resident Evil

 

28 días después

 

28 días después

 

(Danny Boyle, 2002, Reino Unido)

 

La renovación del género, con un arranque brutal. Unos científicos de dudosa moral investigan un nuevo virus con simios hasta que un grupo pro-derechos animales los libera. Lo siguiente que vemos es a Jim, el protagonista, despertando de un coma 28 días después del incidente. Todo Londres está desierto, sumido en una inquietante calma que, por supuesto, precede a la tempestad: cuando Jim se refugia en una Iglesia, es atacado por un no-muerto. Tras deshacerse de él, comienza a ser perseguido por todo un grupo de muertos vivientes que, ¡sorpresa! lejos de andar lentamente y con los pies a rastras, corren como el mismísimo diablo.

 

Jim será salvado por Mark y Selena, que una vez han acabado con los atacantes lo llevan a su refugio. Allí, Mark se verá infectado en un ataque nocturno, dando lugar a una escena obligada en toda película de zombies: cuando uno de los buenos se ve infectado y los demás deben decidir entre matarle antes de que se convierta, esperar a que trasmute para hacerlo o dejar que se suicide él mismo. En este caso, Selena no lo duda un instante y le dispara, ya que (¡segunda sorpresa!) la transformación, en lugar de durar varios minutos como venía siendo habitual en este tipo de películas, apenas tarda 20 segundos en hacer efecto. Junto a la hija de Selene, ambos deciden escapar de la ciudad en busca de un lugar seguro.

 

Hasta aquí el ritmo es trepidante y marca las líneas de los filmes que vinieron con el nuevo milenio, pero la segunda mitad la cinta coquetea con lo surrealista (vemos a los protagonistas avanzar a través del campo pintado en un cuadro, o entrar a comprar a un supermercado con música feliz) y lo inverosímil (tres personas desarmadas escapando de un cuartel plagado de militares) y pierde toda la fuerza que había conseguido al principio. No obstante, es de visionado obligado para los aficionados del género. Contó con una secuela (’28 semanas después’, dirigida por el español Juan Carlos Fresnadillo) y se prepara otra (’28 meses después’).

 

 

 

Zombies Party

(Edgard Wright, 2004, Reino Unido)

 

Esta desternillante comedia se localiza en un barrio de Irlanda cualquiera, donde la vida del protagonista se desmorona por completo: su chica le deja por su falta de iniciativa, sus compañeros de piso no se aguantan entre sí, y su trabajo plantea un triste presente y un mediocre futuro. Todo cambiará cuando, sin ningún tipo de razón, una plaga de zombis asole la ciudad.

 

Con un tono muy irlandés, Edgard Wright daba esta bocanada de aire fresco al género planteando la película simplemente como una comedia. De hecho, no la consideraría si quiera una película de género fantástico si no fuese por la presencia de nuestros carismáticos amigos no-muertos.

 

Grandes gags e ingeniosas reflexiones sobre los clichés de los filmes de muertos vivientes para una película simplemente redonda.

 

 

 

Zombies Party

 

Amanecer de los muertos

 

Amanecer de los

muertos

(Zack Snyder, 2004, EE UU-Canadá)

 

Remake bastante recomendable (a diferencia de la mayoría que nos ha traído el nuevo milenio) de la clásica ‘Zombi’ de Romero. Zack Snyder mantiene la base argumental (un grupo de supervivientes a la pandemia mundial terminan refugiándose en un centro comercial), pero la historia varía bastante y puede verse prácticamente como un film nuevo.

 

Cuenta con momentos gloriosos, como el juego de disparar a los infectados entre los atrincherados en el comercio y el francotirador que hay en lo alto de la torre, o el parto de la mujer infectada, que renueva dos situaciones que suelen plantear estas cintas: ¿hasta dónde está dispuesto a proteger una persona a su amado/a si esta se contagia?, y ¿qué ocurre si se infecta una mujer embarazada? Planteada de principio a fin sin ningún tipo de esperanza para los personajes y, por extensión, para el propio espectador. Magnífica.

 

 

 

 

La tierra de los muertos

vivientes

(George A. Romero, 2005, EE UU)

 

20 años después de finalizar su trilogía sobre los muertos vivientes, Romero volvía a la carga con lo que sería la cuarta entrega de la saga, contando ya con un presupuesto bastante desahogado y todas las posibilidades técnicas que le ofrecía el siglo XXI.

 

El director presentaba esta vez una sociedad post-apocalíptica donde la humanidad ha tenido que adaptarse a la plaga que asola su raza. Como en todas las sociedades, en ésta también existen ciudadanos de primera, que viven en una ciudad-paraíso con todo tipo de lujos, y ciudadanos de segunda, que subsisten en el extrarradio encargándose de mantener a los infectados a raya.

 

La novedad, esta vez, es que los zombies han comenzado a evolucionar manifiestando signos de inteligencia, y ya no están dispuestos a que los ‘vivos’ les exterminen a su antojo, al menos sin luchar. Una vez más, Romero muestra que el mayor virus que asola a la humanidad no son los zombies, sino su propia y egoísta naturaleza.

 

 

 

 

La tierra de los muertos vivientes

 

Soy leyenda

 

Soy leyenda

(Francis Lawrence, 2007, EE UU)

 

Will Smith protagonizaba la cuarta adaptación cinematográfica de la novela homónima de Richard Matheson, en la que se narran las vivencias de Robert Neville, el último superviviente de una humanidad diezmada por un virus mutante.

 

Aunque la novela presente a los infectados como a vampiros, la cinta de 2007 cuenta con todos los elementos del género zombie: ambiente post-apocalíptico, la sociedad asolada por un virus que los transforma en monstruos sedientos de sangre, y los supervivientes tratando de alcanzar un campamento-refugio de humanos.

 

Smith lograba convencer fuera de un papel cómico con esta película en la que debía interpretar al último hombre sobre la Tierra. Gozó de un gran éxito y ya se habla de una posible precuela protagonizada también por el actor afro-americano.

 

 

 

 

 

REC

(Jaume Balagueró-Paco Plaza, 2007, España)

 

Jaume Balagueró (‘Los sin nombre’, ‘Darkness’, ‘Frágiles’) volvía a demostrar que el cine español también puede dar buenas películas de terror con esta cinta co-dirigida junto a Paco Plaza.El film está rodado como un falso documental y se desarrolla en torno a Ángela, una joven reportera que, junto a su inseparable cámara, Pablo, acompaña a un grupo de bomberos para grabar sus labores a lo largo de un día de trabajo.

 

Lo que comienza siendo un reportaje monótono y aburrido pronto se convierte en una gran exclusiva cuando la unidad a la que siguen debe dirigirse a una casa donde están ocurriendo extraños fenómenos. Todo se complica cuando tratan de abandonar el portal, ya que el inmueble entero ha sido precintado por los servicios públicos condenándolos a permanecer en su interior.

 

El film fue rodado con un presupuesto bastante modesto en un portal de las Ramblas de Barcelona, con cámaras digitales y teléfonos móviles de última generación para grabar todo lo ocurrido en tiempo real. Los actores no sabían prácticamente nada de lo que estaba ocurriendo en cada momento, por lo que debían improvisar sus reacciones. Todo ello aporta al film un gran realismo, con lo que logra asustar, y bastante.

 

Su éxito tanto de crítica como de taquilla no se hizo esperar. 'Rec' cuenta con tres premios Goya, cuatro premios del Festival Internacional de Cine de Cataluña, un remake estadounidense (‘Cuarentena’), mientras que sus autores, que ya estrenaron una segunda parte bastante más floja y menos impactante, preparan ya otras dos entregas. Paco Plaza se encargará de la precuela, 'Rec: Génesis', y Jaume Balagueró dará fin a la saga con 'Rec: Apocalipsis'.

 

 

 

REC

 

Bienvenidos a Zombieland

 

Bienvenidos a Zombieland

(Rubén Fleischer, 2009, EE UU)

 

Aprovechando la senda abierta por ‘Zombies party’, ‘Zombieland’ plantea como una comedia esta historia de muertos vivientes que, sin embargo, no renuncia a ninguno de los elementos del género: ambiente post-apocalíptico, huída de los protagonistas hacia un supuesto e incierto lugar seguro, explicitud de las escenas sangrientas… Pero lejos de suponer una sátira o una crítica, ‘Zombieland’ logra lo que muy pocos saben hacer, que es reírse de algo a la vez que se le rinde el más sincero tributo, y que solo puede ser fruto del más riguroso conocimiento previo del tema en cuestión.

    
La clave del guión se basa en la interacción de los cuatro personajes principales: Columbus (Jesse Eisenberg), un atípico protagonista obsesionado con ponerle toda clase de reglas a su propia supervivencia (‘No hacerse el héroe’, ‘Mata y remata’, ‘Usa siempre el cinturón del coche’…); Tallahassse, el clásico sureño chabacano (interpretado claro está por Woody Harrelson) dispuesto a encontrar un twinkie (bollo industrial) que poder llevarse a la boca aún a costa de su propia seguridad y la de sus compañeros; Wichita, la chica guapa que no duda en sobreponer su supervivencia y la de su hermana pequeña Little Rock (en cuyo papel encontramos a una crecidita Abigail Breslin, la entrañable niña de ‘Pequeña Miss Sunshine’) a la ética o incluso a sus propios sentimientos.
    

 

 

 

Zombis Nazis

(Tommy Wirkola, 2009, Noruega)

Tras más de un año del estreno en su Noruega natal, llega a España ‘Dead Snow’, que se ha optado por traducir como ‘Zombis Nazis’ en nuestro país para que el respetable sepa lo que hay. El responsable de esta gamberrada es Tommy Wirkola, que aprovecha para darse el gustazo de disfrazarse de zombi hitleriano, no se le caen los anillos a la hora de reconocer sus influencias en el propio guión de la película. Lo hace a través del personaje de Erlend, el cinéfilo del grupo que señala ya desde el principio el paralelismo de la situación con cintas como ‘Evil Dead’ o ‘Viernes 13’ mientras bebe cerveza con su camiseta de ‘Braindead’ (‘Tu madre se ha comido a mi perro’).

 

Wirkola ha dirigido éste su segundo filme con la lección aprendida, e incluye con acierto los elementos del género. La historia arranca con la típica pandilla de colegas que va a pasar unos días a una cabaña aislada de la mano de dios, donde no faltan los roles habituales del friki, el intelectual, la chica buenorra o la hippie. El remanso de paz y juerga tarda pocos minutos en romperse cuando un extraño llega a la casa pidiendo una taza de café. Es entonces cuando el director aprovecha para contarnos la escueta explicación de todo lo que veremos después y confirmarnos lo que ya sospechábamos: algo malo se cuece en el ambiente.

 


‘Zombis Nazis’ hará las delicias de los seguidores del género, y es que el hecho de mantenga los ingredientes habituales no le quita originalidad y frescura. La potencia visual de convertir un escuadrón nazi en un grupo de muertos vivientes se engrandece con los escenarios nevados escogidos para la ocasión, y es que como ya saben Tarantino, Kitano y tantos otros, el rojo de la sangre en contraste con el blanco de la nieve queda muy bien en la gran pantalla.

 

 

 

Zombis Nazis

 

Jesús Casañas

© 2010 hoyCinema.com. Zombies