ABC.es

HoyCinema

patrocinado por .
«En España se ha hecho cine de espaldas al público durante mucho tiempo»
Borja Cobeaga, guionista de «Ocho apellidos vascos», el éxito de taquilla de estos días

«En España se ha hecho cine de espaldas al público durante mucho tiempo»

El director de «Pagafantas» firma el guión de «Ocho apellidos vascos», el éxito español del fin de semana en los cines

Día 19/03/2014 - 02.05h

Borja Cobeaga [San Sebastián, 1977] ha experimentado este fin de semana, como guionista, un éxito del que no disfrutaba desde «Pagafantas», su primer largo como director. Junto a Diego San José ha escrito el guión de «Ocho apellidos vascos», la cinta de Emilio Martínez-Lázaro que ha roto todas las previsiones de taquilla con una recaudación de casi tres millones de euros. Ha sido la número uno en su estreno, por delante de películas hollywoodienses como «300: El origen» o la oscarizada «Dallas Buyers Club». Ahora prepara «Negociador», una «comedia seca» sobre la negociación con ETA del socialista Jesús Eguiguren.

-¿Esperaba esta avalancha?

-Para nada. Había mucho optimismo, había muchas copias y la productora llevaba «zurrando» con la promoción desde Navidad, pero creo que ha superado todas las expectativas posibles. Ni la distribuidora ni la productora -los más optimistas- pensaban que iba a hacer tanta taquilla.

-¿Cuáles son las razones del éxito?

-El éxito es la demostración de que el apoyo publicitario, con ciudades enteras llenas de carteles y una promoción intensiva en televisión, ayuda mucho. Y también creo -aunque lo hayamos visto en la tele- que había cierta originalidad en hacer una comedia sobre tópicos regionales.

-¿Cómo se aproximó a esos tópicos cuando escribió el guión?

-Teníamos en mente que habíamos hecho «Vaya semanita», que en «Pagafantas» habíamos tocado colateralmente el tema de los tópicos vascos... y pensamos que había un público más amplio que el de la ETB. No teníamos la impresión de que tuviéramos que indagar en la realidad, sino tirar un poco del imaginario colectivo, hacer los chistes que la gente hace en la calle.

-¿Estamos los españoles preparados, por ejemplo, para reírnos de ETA?

-La sociedad va por delante de lo que se piensa en los despachos de los políticos o de las productoras. La película no tiene nada de político. «Ocho apellidos vascos» es costumbrista. Pero eso no quiere decir que no se pueda hacer una película más política, en la que se hable de temas más escabrosos. Siempre habrá quien se rasgue las vestiduras, ¡incluso si haces una película sobre pastillas de jabón!

-¿Y su proyecto «Fe de etarras»? ¿En qué medida depende de lo que ocurra con la banda terrorista?

-Lo curioso es que antes era un proyecto muy espinoso -porque ETA existía y estaba activa-, y por eso no encontraba su hueco, y justo ahora que la película se podría hacer con menos prevención... está la circunstancia económica. Espero que el éxito de «Ocho apellidos vascos» pueda impulsar el interés por ese proyecto.

-¿Cree que la mala imagen del cine español sigue lastrando al público?

-Sí, somos muy cainitas. Sales fuera de España y te hablan de la buena salud del cine español. Pero es un problema que viene de lejos. Creo que, durante mucho tiempo, en España se ha hecho cine de espaldas al público. Se hacía un cine muy popular a finales de los setenta que desapareció... para hacer un cine que se miraba más el ombligo. Y creo que seguimos pagando esa deuda.

Comentarios