ABC.es

HoyCinema

patrocinado por .
La sorpresa de la gala: Natalia de Molina le arrebata el Goya a Inma Cuesta
Natalia de Molina gana el Goya a mejor actriz

mejor actriz La sorpresa de la gala: Natalia de Molina le arrebata el Goya a Inma Cuesta

La actriz jienense reivindica el papel de las mujeres en la industria del cine y se lleva a casa su segundo «cabezón»

Día 26/02/2016 - 20.30h

La sorpresa de la gala no fue la confluencia de Pablo Iglesias, Pedro Sánchez, Alberto Garzón y Albert Rivera en una misma sala con el Gobierno todavía en el aire. Tampoco que Daniel Guzmán rompiese a llorar tras ver materializado todo su trabajo en el Goya. Los giros del destino aguardaban todavía a que la gala perdiese fuelle... para levantarla.

[La crónica de los Premios Goya]

Si para emocionarnos apenas tuvimos que esperar, con el galardón que levantó Miguel Herrán,el asombro permaneció agazapado hasta el final de la ceremonia, cuando llegaban los grandes.

El presentador, que se fue desinflando a lo largo de la noche, ya anticipó, a modo de consolación e inconscientemente, la decepción que apenas unos minutos más tarde sentirían los adeptos de «La novia» con las bonitas palabras que le dedicó a su protagonista. La adaptación del «Bodas de sangre» de Lorca reposaba casi por completo en el carisma de Inma Cuesta, en su presencia, artífice casi sin esfuerzo de esa pasión desaforada del filme de Paula Ortiz, que también vio cómo Cesc Gay recogía su premio.

[Lee los mejores chites de Dani Rovira]

La actriz de «3 bodas de más» partía como favorita de una gala reñida entre su película y «Truman», pero terminó cediendo el envite ante la incipiente energía de la joven Natalia de Molina, que le birló uno de los Goya más cantados de la noche yla dejó plantada en el altar.

A la tercera no va la vencida

A la tercera iba la vencida... pero no fue. Otra ocasión más en la que Cuesta se queda en la sombra -ya lo hizo con «3 bodas de más» y «La voz dormida»-. Hasta su siempre impertérrita sonrisa cedió por un instante al no ser su nombre el anunciado por Marisa Paredes y Eusebio Poncela. Todo lo contrario que su rival, la jienense Natalia de Molina, que logra el «Goya de adultos» después de hacerlo dos años atrás con «Vivir es fácil con los ojos cerrados».

[Lista completa de ganadores de los Premios Goya 2016]

Fue en 2014, precisamente, donde saltando a la palestra de la industria del cine la joven intérprete saboreó la gloria de los Goya compartiendo planos con Javier Cámara, que se quedó «sin cabezón» en aquella ocasión.

«¡Esto es de verdad! Me están pasando cosas como de película. Yo ya estaba contenta porque iba a ver en persona a Juliette Binoche», comentaba la actriz al recoger su premio. Y antes de que la música la eche del escenario, sin miramientos, aprovecha la oportunidad para reconocer el trabajo del sector femenino: «Creo que el cine también gana cuando se les da más espacio a las mujeres, que somos muchas».

Comentarios