ABC.es

HoyCinema

patrocinado por .
La trastienda de los Goya: un perro policía, un traje «prestado» y un actor en prácticas
Posado de todos los premiados en los Goya 2016

La trastienda de los Goya: un perro policía, un traje «prestado» y un actor en prácticas

Recorrido por la fiesta del cine desde la alfombra roja a la sala de prensa, el lugar donde los premios adquieren su dimensión más humana

Día 26/02/2016 - 20.38h

Hay una parte de los premios Goya, fuera de concurso, en la que todo son prisas, carreras por coger un buen sitio y muchos metros de cable. En la puerta del Hotel Marriott repartían las acreditaciones como si fueran plazas en los salvavidas del Titanic. «¡Las mujeres y los niños primero!». Superado ese trance, todo fue con normalidad. La alfombra roja acumuló cierto retraso, el de siempre, pero fue un semillero de buenos deseos. Entre la lluvia de estrellas se coló una luz entrañable, la de Antonia, la abuela de Dani Guzmán: «Qué pena que esto se acaba», decía.

[Lista completa de ganadores de los Premios Goya 2016]

Había más seguridad que otras veces y hasta perros policía dentro del hotel. Había groupies de Pablo Alborán y una quiniela común: los Goya 2016 estarán muy repartidos. Nadie contaba con islas mínimas ni vencedores máximos, pero «Truman», llegando desde atrás y con la mitad de nominaciones que otras cintas se llevó los premios más valiosos, aquellos que pillan a la audiencia dormida y a la sala de prensa convertida en un trastero de periferia.

Hay premiados que no se esperan ganar y nominados que no cuentan casi ni con la ropa adecuada para estar en los premios. Dani de la Torre, nominado a mejor director novel, reconocía que el traje se lo había prestado la gala. «Porque no podía venir en chándal», dijo.

[La crónica de los Premios Goya]

Muchas de las preguntas junto a la «catenaria», que así llaman los organizadores al cordón de terciopelo que separa las estrellas de los periodistas, giran en torno a la ropa. Muchas responden mirando al suelo no por timidez, sino por recordar la marca de los zapatos que llevan puestos. Al bueno de Jesús Castro, partícipe en dos de las mejores cintas de la edición anterior, le preguntan casi siempre por cosas del corazón. El peaje de la juventud y la fama.

?Cada loco con su tema ?respondió a una pregunta cómplice?. Bastante tengo yo con lo mío para tener que estar con estos frikis también.

[Lee los mejores chites de Dani Rovira]

Parecía traerla aprendida de casa, porque también se acordó de aquellos que «no estaban en las malas», cuando no era ni actor ni famoso.

?Normalmente cuando a uno le va bien pues tiene más familia, más amigos... Tengo que aprender todavía de este oficio ?sentenció. Actor en prácticas.

[Estos fueron los mejores momentos de los Goya]

Por aquello del 30 aniversario, la ceremonia tenía un toque nostálgico. «¿Dónde estabas tú hace 30 años?». Juliette Binoche viendo películas de Carlos Saura, aseguró. Ella fue el primer Oscar en desfilar por la alfombra antes de la llegada de Tim Robbins y Penélope Cruz. Ella es siempre de las más esperadas, pero hubo una mujer que con tres palabras se coló en el corazón de todos. La abuela de Dani Guzmán, actriz más longeva de la historia de los premios con 93 años, dijo que si ganaba se lo dedicaría a los suyos. Así de simple. No hubo galardón, pero el Goya de su nieto es suyo, vivirá con ella por siempre y a cambio de nada.

Comentarios