ABC.es

HoyCinema

patrocinado por .
Oscar 2014: Steve McQueen, el nuevo autor al que todo el mundo abraza

Oscar 2014: Steve McQueen, el nuevo autor al que todo el mundo abraza

El director de «12 años de esclavitud» podría ser el primer negro en ganar el Oscar a mejor director

D�a 26/02/2014 - 09.58h

Aquel día fue uno de los más felices para la crítica española en el festival de San Sebastián de 2008. Un tal Steve McQueen, director debutante que llegaba con el aval de haber ganado el premio Cámara de Oro que concede Cannes a la mejor ópera prima, estrenaba Hunger en la sección Perlas de otros festivales, entregando un ejercicio apasionante de cine político formal y éticamente valiente.

En aquel film, McQueen, que abordaba la huelga de hambre de Bobby Sands y los prisioneros republicanos de Irlanda del Norte en 1981, nos descubrió a un actor aguerrido, que ha convertido en su intérprete fetiche y más estrecho colaborador: Michael Fassbender entregaba una interpretación de una fisicidad radical y protagonizaba una secuencia verdaderamente memorable: los 17 minutos de diálogo a cámara fija con Liam Cunningham.

Después vendría Shame, donde de una manera más abiertamente provocadora (y quizás menos interesante) retrataba las cadenas de la vida de un adicto al sexo, hasta llegar a su tercera película, 12 años de esclavitud, con 9 nominaciones a los Oscar, que supone su consagración como director de la industria anglosajona, y lo posiciona ya no tanto como un autor de los márgenes, sino uno de pleno derecho en Hollywood, que bien podría convertirlo en el primer negro en ganar un Oscar a mejor director.

DEL VIDEOARTE A HOLLYWOOD

De origen británico, Steve McQueen proviene del videoarte, con galardones tan prestigiosos a sus espaldas como el Turner de arte contemporáneo en 1999. Su paso al mundo cinematográfico se había ido cimentando a través de una carrera de vídeos para el circuito de arte contemporáneo, donde solía aparecer él mismo. Nunca pendiente de gustar a todos, lo cierto es que su cine, muy vinculado al cuerpo y los estragos que la política, el sexo o la esclavitud ejercen en él, se ha ido arrimando cada vez más al mainstream, ¿o quizás es el mainstream el que se ha arrimado a él? Hoy por hoy se habla de él en EEUU como el autor al que todos aman. E incluso Brad Pitt figura como productor de su último film.

El caso de 12 años de esclavitud es paradigmático. Adaptación del libro homónimo de Salomon Northup, la película es una narración mucho más clásica y convencional a la que nos tiene acostumbrados el director hasta ahora. Ahora bien, sin duda la fidelidad al terrible relato de Northup está en la elección de una narración más lineal y más clara, así como la elección de una imagen menos radical que la de sus anteriores films. Desde luego, la espina siempre dolorosa e incómoda de la esclavitud, tratada en este caso sin piedad, la han hecho firme candidata a ganar los premios gordos de la próxima gala de los Oscar. Por ahora el Globo de Oro a mejor película dramática ha sido para él, así como el Bafta a mejor película.

Una vez más con Michael Fassbender en un papel central (si bien secundario) como esclavista cruel y demente, McQueen narra la historia real del secuestro de un hombre negro libre, que es llevado del norte de EEUU, a lo más profundo del sur para ser esclavizado durante 12 años. Una vez más la privación de libertad está en el centro del relato de una película de Steve McQueen.

McQueen responde en una entrevista a The Guardian sobre el ruido mediático y el interés que está generando en Hollywood: «Mi interés está en mi trabajo. Así que toda esa charla, y eso de vender tu alma, no me interesa para nada». Por mucho que Hollywood sí esté interesado y mucho en él.

Comentarios