ABC.es

HoyCinema

patrocinado por .
Jennifer Lawrence: «Mi vida personal es muy normal y eso no lo cambia un Oscar»
La actriz Jennifer Lawrence aspira a su segundo Oscar por La gran estafa americana»

Jennifer Lawrence: «Mi vida personal es muy normal y eso no lo cambia un Oscar»

La actriz de moda en Hollywood supo asimilar su repentino salto al estrellato con tan sólo 22 años

D�a 02/03/2014 - 22.48h

Es increíble cómo puede cambiar la vida de una persona en Hollywood. Hace apenas dos años, muy pocos sabían pronunciar el apellido de Jennifer Lawrence y desde que ganó el Oscar, con el añadido del superéxito de «Los juegos del hambre», se convirtió en una de las estrellas más famosas del mundo. Y cuando falta tan poco para la nueva ceremonia del Oscar, nadie mejor que ella para saber los efectos del premio más importante del mundo del cine

?Antes de ganar el Oscar, dijo que no sabía hasta qué punto podía llegar a cambiar su vida. ¿Se nota el cambio ahora?

?Claro, con los paparazzi especialmente. Es algo que una siempre escucha pero hasta que pasa no te das cuenta para nada. Es lógico pensar que es molesto, pero no crees que vaya a dar miedo o ser tan deprimente. Pero lo horrible es acostumbrarse a ese lado poco divertido de que me persigan diez hombres que no conozco, que incluso se quedan a dormir en la puerta de mi casa. Cuando acepté hacer «Los juegos del hambre» imaginé que me iba a arrepentir cuando estuviéramos por la segunda, la tercera o la cuarta. Pero en la peor de las peores situaciones, nunca me arrepentí de nada. Y es bueno, porque perdí uno de los peores miedos que se puede tener: arrepentirte de una decisión que puede afectar el resto de tu vida. Por suerte, creo que evité esa bala, aunque me sigan pegando tiros (risas).

?¿Qué es lo que menos cambió desde que ganó el Oscar, por ejemplo?

?Mi vida personal, mi familia y yo, todo eso es muy normal y no lo cambia un Oscar.

?¿Cambiaron las elecciones en el trabajo?

?No cambió mi perspectiva del cine, porque tampoco acepté nunca un rol por alguna razón más allá de haber querido hacer esa película, que me haya gustado el personaje o el director. Así que eso tampoco cambió. No me puse a pensar: «Bueno, ahora que he ganado un Oscar debería buscar personajes diferentes». Lo único que cambia es que, a medida que hago más cine, es mucho más fácil repetir lo mismo sin encontrar algo nuevo. Pero eso pasa después de hacer una cantidad de películas determinadas.

?¿Y cómo fue la vuelta al estudio de «Los juegos del hambre» justo después de haber ganado el Oscar?

?Aparecí saludando: «¡Hola a todos! ¡Las cosas van a ser bastante diferentes a partir de ahora! Todo va a ser muy, pero que muy diferente» (ríe). La verdad, salió todo bien. Al principio estaba molesta, porque me pareció demasiado, sufrí muchísimo el estrés, pero terminó siendo una gran bendición volver a trabajar rápido, sin tener que pensar demasiado en el premio.

?¿Entre tantas fiestas o entrevistas con los ganadores, pudo dormir bien... con el Oscar al lado?

?Me fui a dormir temprano, porque nunca voy a esas fiestas. Traté de ir a una, pero me sentí absolutamente miserable y salí enseguida. Volví a casa, a comer pizza. Una amiga mía la había pedido por teléfono, pero era demasiado gruesa, no finita como a mí me gusta. Eso sí que me molestó (risas).

?Retrocedamos un poco, cuando dijo que se sintió «absolutamente miserable» con el Oscar en la mano.

?No quise decir miserable. Fue demasiado, pero miserable no es la palabra correcta. Estaba muy cansada y también enferma, parecía como si quisiera llorar en medio de mi fiesta de cumpleaños diciendo «No quiero sentirme cansada, no quiero estar enferma, quiero sentirme genial».

?¿Siempre tuvo los pies tan bien puestos sobre la tierra? ¿La familia o cómo le criaron sus padres tienen mucho que ver en ese sentido?

?¡Tampoco quiero darle todo el crédito a mis padres! Pero sí, tengo una gran familia. La actuación es solo un trabajo, no hay necesidad de actuar diferente en la vida real. Al menos, no se me ocurrió cambiar. Hasta ahora. No quiero prometerle nada.

?¿Piensa en las películas que está rechazando desde que ganó el Oscar?

?Todo el tiempo, porque yo antes era igual que cualquier otro actor. Estaba constantemente haciendo pruebas de casting y cosas así. Todos se sorprenden por el camino que elegí en mi carrera, pero yo siempre pasé por pruebas, en todo lo que hice, como cualquiera. Tuve mucha suerte por los trabajos que no tuve y en los que me aceptaron.

?¿Lo mejor que hizo en medio del furor del éxito?

?Nada, la verdad, no me compré un coche, ni una casa, ni joyas (risas). Nada de eso. Como mucho, pinté un cuadro para alguien, nada más.

?¿Y gustó el cuadro?

?Bueno, al menos me dijeron que sí (risas).

Comentarios