ABC.es

HoyCinema

patrocinado por .
Iñárritu pone Hollywood a sus pies con su triunfo en los Oscar
Iñárritu, con una de sus tres estatuillas

Iñárritu pone Hollywood a sus pies con su triunfo en los Oscar

El director mexicano recoge el testigo de su amigo Cuarón y se lleva a casa tres estatuillas por «Birdman»

D�a 23/02/2015 - 08.08h

Alejandro González Iñárritu consiguió que el castellano volviera a sonar, por segundo año consecutivo, en los Oscar 2015. Si en 2014 Alfonso Cuarón se llevó el premio al mejor director por la genial «Gravity», su amigo no solo siguió sus pasos con «Birdman», sino que amplió su éxito: hasta en tres ocasiones subió al escenario a recoger premio. Lo hizo en las categorías de mejor guión, mejor realizador... y mejor película, el que Cuarón vio cómo le arrebataba «12 años de esclavitud».

[Así te contamos los Oscar 2015]

«Birdman», a diferencia de «Gravity», no dio opción a la que se presentaba como su gran rival, «Boyhood». E Iñárritu cantó victoria tres veces. «Un saludo a todos mis compatriotas mexicanos», pronunció en castellano, Oscar en mano como mejor director. El resto, un inglés que, como bromeó al ascender los escalones más dulces del Dolby Theatre por última vez, era el peor de todo el equipo de la película

Antes, Iñárritu en estado puro, comentando que llevaba puestos los calzoncillos de Michael Keaton, que habría redondeado la fiesta para «Birdman» de no haber mediado Eddie Redmayne, magistral su recreación de Stephen Hawking en «La teoría del todo». Calzoncillos, se lanzó a explicar el mexicano, que no solo le apretaban, sino que olían mal.

Un atrevimiento como el de su propia película, «Birdman», rodada como si fuera un interminable plano secuencia, que mete el dedo en el ojo de la industria de Hollywood y que fantasea con la redención de un actor que fue grande un día gracias al cine de superhéroes y ahora intenta volver a levantar cabeza... en sospechoso paralelismo con la carrera de Keaton.

Reivindicativo

En un tono más serio, el de México D. F. no quiso dejar pasar la oportunidad, cuando la ceremonia enfilaba sus últimos instantes, tres premios ya en su haber, de reclamar «respeto y dignidad» para sus compatriotas. Segundos antes, Sean Penn bromeaba al preguntar quién le había dado la tarjeta verde, el famoso permiso de residencia.

Su siguiente proyecto, «The revenant», lo filma en plena montaña, en al nieve, y solo con luz natural. Ha explicado en varias ocasiones Iñárritu que ya solo se embarca en proyectos que pueden fracasar estrepitosamente o causar sorpresa. Visto el éxito de «Birdman, parece mucho más cerca de lo segundo.

Comentarios