ABC.es

HoyCinema

patrocinado por .

Los Oscar elevan a los altares a «Birdman» y a su director Alejandro González Iñárritu

La gran triunfadora consigue cuatro premios y se impone a la que partía como su rival, «Boyhood», que se conforma con uno

D�a 07/05/2016 - 19.10h

Los Oscar 2015 elevaron a «Birdman» a los altares del cine. Fue la gran triunfadora de la noche, pese a alzarse tan solo con cuatro galardones, pero se llevó los que contaban, los importantes: mejor película y mejor director. En ambas ocasiones subió al estrado Alejandro González Iñárritu, quien previamente había recogido otra estatuilla, la de mejor guión. Velada irrepetible para un cineasta genial que confirma el poderío de los realizadores mexicanos: el año pasado le precedió su amigo Alfonso Cuarón por «Gravity».

[Así te contamos los Oscar 2015]

Si la cara fue «Birdman», la cruz la representó «Boyhood»: tan solo un premio, cantado, para Patricia Arquette; ahí terminó la cosecha del fabuloso experimento de Richard Linklater, que rodó su película a lo largo de 12 años. Para su desgracia, se topó con otra cinta brillante, filmada como si fuera un único plano y con frecuentes referencias (y pullas) a la industria del cine. El pulso entre las previsibles favoritas, finalmente, no existió. No lo permitió el poderío de Iñárritu.

[Lista de ganadores de los Oscar 2015]

«El francotirador», de Clint Eastwood, siguió parecida suerte, con tan solo una estatuilla a pesar de partir con seis candidaturas, pero con una considerable diferencia: no partía con la vitola de favorita. La cosecha, en cambio, resultó excelente para «El gran hotel Budapest» (cuatro estatuillas) y «Whiplash» (tres).

Lo previsto y esperado

La noche transcurrió sin apenas sorpresas, cumpliendo punto por punto el guión previsto de antemano a lo largo de más de tres horas y media de ceremonia. Eddie Redmayne y Julianne Moore obtuvieron el Oscar en las categorías de mejor actor y actriz, respectivamente. J.K. Simmons y Arquette se llevaron los premios a mejores actores de reparto. Lo que indicaban, con insistencia, todas las quinielas.

El mejor guión original fue para «Birdman», en un anticipo de lo que vendría después, y el libreto adaptado reconoció a «The imitation game», que salvó así la papeleta para la cinta sobre Alan Turing y su decisivo papel contra los nazis. Sobrecogedor el discurso de su guionista, Graham Moore, quien confesó que estuvo a punto de suicidarse con 16 años por sentirse «raro y diferente», y reivindicó la figura de Turing.

La polaca «Ida» se impuso a «Leviatán» y «Relatos salvajes» en la categoría de película de habla no inglesa. «Citizenfour» se erigió en el mejor documental. Sin «La Lego película», sorprendentemente niguneada, «Big Hero 6» arrebató a «Cómo entrenar a tu dragón 2» el premio a la mejor cinta de animación.

En el apartado musical, el premio a la mejor banda sonora resarció al fin a Alexandre Desplat, tras ocho candidaturas, mientras el de mejor canción, para «Glory», endulzó el escaso recorrido de «Selma» en estos Oscar.

El recurso de los calzoncillos

Neil Patrick Harris, presentador de la gala, arrancó en el terreno donde se siente más cómodo sobre un escenario, cantando y mostrando su versión más teatral, pero después se limitó a encajar los chistes que le tenía reservado el guión, salvo por el instante en que, imitando a Dani Rovira, se quedó en calzoncillos en homenaje a «Birdman».

Los momentos más reivindicativos llegaron de la mano de Patricia Arquette, quien reclamó igualdad de derechos para las mujeres; y los artistas John Legend y Common, intérpretes de «Glory», quienes recordaron que el filme hablan de una lucha, la de Martin Luther King, que continúa vigente medio siglo después.

Uno de los momentos más emotivos, más allá del tradicional «In memoriam», que recordó a figuras desaparecidas como Robin Williams y Richard Attenborough, se dio con el abrazo entre Lady Gaga y Julie Andrews, después de que la cantante interpretara el tema principal de la película «Sonrisas y lágrimas».

Comentarios