ABC.es

HoyCinema

patrocinado por .
La estatuilla de los Oscar se hace un «lifting»

La estatuilla de los Oscar se hace un «lifting»

El cambio supone que vuelva a tener el rostro de su juventud, cuando fue otorgado por primera vez a Emil Jennings, mejor actor de 1929

Día 24/02/2016 - 14.11h

La simbólica efigie de oro que se entrega en los premios del cine de Hollywood, el Oscar, ha recibido oficialmente su primer «lifting». Cuando el próximo 28 de febrero se den las estatuillas, su rostro será relativamente distinto, porque, si las miras de cerca, se parecerá mucho más a las primeras que se entregaron por la Academia en 1929.

Los retoques faciales han sido creados por la nueva compañía a cargo de manufacturarlas, Polich Tallix Fine Art Foundry, que las produce desde que terminó el contrato con la firma de Chicago, R.S. Owens & Co, que las había estado fabricando desde 1982. «La estatuilla ha recibido una serie de retoques mínimos. Hemos utilizado la escultura original de bronce de 1929, el primer año que se entregaron los Oscars», ha dicho el portavoz de la Academia de las Artes.

En su declaración ha explicado el proceso que sufren las esculturas hasta su baño de oro de 24 quilates. «Polich Tallix ha desarrollado una técnica inédita, escaneando digitalmente la estatua de 1929 sobre un pedestal moderno que se adapta a los nuevos tiempos. El Oscar digital se ha imprimido en 3D, para después moldearse en cera. Luego, cada figura de cera se bañó en cerámica y se metió al horno para deshacer la cera. Después se cubrieron de bronce liquido, se enfriaron, se pulieron y recibieron una capa final de oro».

Parecer viejo

Las dimensiones del Oscar permanecen exactamente iguales, 34.29 centímetros de alto y 3.8 kilos de peso. Curiosamente, el Oscar no intenta reducir arrugas, ni tapar pequeñas líneas del rostro, ni otros signos de la edad. La icónica talla de oro lo que busca con este cambio es parecer viejo. La decisión está motivada por el deseo de parte de la Academia de regresar a la edad dorada de Hollywood y supone que los Oscars vuelvan a tener el rostro de su juventud, cuando fue otorgado por primera vez a Emil Jennings, mejor actor de 1929.

Empeñados como están en la Academia por recuperar la identidad de la estatuilla, lo que no consigue nadie descifrar es su nombre. ¿Por qué el apodo de Oscar? «Oficialmente la Academia llamó a su galardón el Premio al Merito, pero todo el mundo lo reconoce como Oscar», confiesan sus creadores.

Mientras los orígenes del nombre no están claros, una leyenda circula por las calles de Los Ángeles. Al ver el trofeo la directora ejecutiva de la Academia, Margaret Herrick, aseguró que se parecía a su tío Oscar. Así fue como un comentario inocente bautizó uno de los premio más reconocidos del planeta, aunque no seria hasta 1939 cuando la Academia utilizó oficialmente el apodo de Oscar. Un apelativo ampliamente conocido para entonces, con el que la columnista Sidney Skolsky lo denominó en su crónica de 1934 cuando Katherine Herpburn ganó por primera vez.

Comentarios