ABC.es

HoyCinema

patrocinado por .
Los Oscar prefieren a los blancos, a los tipos duros y a las mujeres jóvenes

DATOS Los Oscar prefieren a los blancos, a los tipos duros y a las mujeres jóvenes

Analizamos los premios que ha concedido la Academia a lo largo de las 87 ediciones del galardón

Día 27/02/2016 - 07.02h

Hombre blanco, maduro, residente en una gran ciudad, que trabaja dentro del sector de la seguridad, con hijos y con afición por las armas. A grandes rasgos, éste sería el perfil tipo del personaje que más gusta a los académicos de Hollywood a la hora de entregar un Oscar. Para que le pongamos cara, el ejemplo prototípico sería Jimmy «Popeye» Doyle, de etnia caucásica, cuarentón, policía en el departamento de narcóticos de Nueva York, con hijos y afición por disparar. Él fue el protagonista de la película de 1971 «Contra el imperio de la droga», al que dio vida Gene Hackman y que, de hecho, se llevó una estatuilla por su interpretación:

ABC.es ha analizado las películas ganadoras desde 1920 hasta 2015 dentro de las categorías mejor actor y actriz principal y de reparto, además del protagonista de los filmes elegidos como mejor película (siempre que el intérprete no ganara un premio individual) para extraer las características más comunes de los personajes premiados a lo largo de las 87 ediciones de los premios Oscar.

De este estudio hay dos conclusiones principales: las reivindicaciones de los actores de color y las de las mujeres maduras están más que justificadas. Este año la gala de los Oscar será «más blanca» que nunca ya que muchos actores negros han confirmado que no asistirán como forma de protesta: «¿Cómo puede ser posible que, por segundo año consecutivo, los 20 contendientes en la categoría de actores sean blancos?», ha denunciado el director Spike Lee.

Si los actores de una raza que no sea la blanca lo tienen difícil para ser nominados, más aún para ser premiados. De hecho, solo siete intérpretes de los 175 que se han conseguido el Oscar a mejor actor o actriz protagonista representaban a un personaje que no era de raza blanca.

Si se incluye a los actores y actrices de reparto, el porcentaje a favor de otras etnias tampoco mejora mucho: un 93% de los galardonados son blancos.

El primer personaje de raza no blanca en conseguir el premio fue la entrañable Mammy de «Lo que el viento se llevó» encarnada por Hattie McDaniel en 1940. Fue en la categoría de actriz de reparto. Para una actriz protagonista hubo que esperar a la interpretación de Haley Berry en «Monster's Ball» (2002).

El primer negro en recibir el Oscar como actor principal fue Sidney Poitier («Los lirios del valle», 1964). Tardó más en llegar para un actor secundario: fue Louis Gossett Jr., en «Oficial y caballero» (1983). Actores con otra tonalidad de piel habían sido premiados anteriormente. El primero fue para José Ferrer, de origen puertorriqueño, en el papel principal de Cyrano de Bergerac para la película «Cyrano de Bergerac» (1951).

Ellos maduros y con trabajo, ellas jóvenes y mantenidas

A medida que las actrices cumplen años se reducen las posibilidades de hacerse con el premio. En este sentido, son muchas las que han alzado la voz en contra de la tiranía de las arrugas en la meca del cine. La actriz Maggie Gyllenhaal denunció recientemente que, a sus 37 años, en una prueba para un papel le dijeron que era demasiado «vieja» para interpretar a la novia de un hombre de 55 años. No era la primera en hacer esta denuncia. Patricia Arquette ya puso el tema sobre la mesa al recibir el Oscar por mejor actriz de reparto. Una de las más contundentes en la denuncia fue Helen Mirren, de 69 años, que definió la situación como «indignante». «Me hace sentir mal, y después me hace sentir molesta, y después me da risa».

Si tienen problemas para hacerse con un papel, no menos para conseguir un Oscar. Así, de los 166 personajes femeninos premiados, tanto a actriz principal como de reparto, solo un 38,55% eran mayores de 40 años. Si nos centramos solo en el de actriz principal, el porcentaje se reduce: solo 26 de 88 premios fueron recogidos por mujeres mayores de 40 (un 29,54%).

Las diferencias por género también las encontramos en las profesiones. Así, mientras ellos se dedican principalmente a sectores relacionados con la seguridad (policías, militares, agentes...), un porcentaje bastante alto de los personajes femeninos que consiguieron el galardón (un 23%) no tienen un trabajo remunerado. Eso sí, en ambos casos, la segunda profesión con más éxito entre los oscarizados fue la de artista.

Los lugares preferidos para localizar el filme son las grandes ciudades (47,8%). Es más frecuente que un hombre con hijos reciba un Oscar (44,29% de los papeles premiados son padres) que lo haga una mujer con hijos (36,57% de los papeles premiados son madres). Ellos tienen con más frecuencia actividades relacionadas con las armas (12,86%) y la naturaleza (9,52%), mientras que ellas son más proclives a pasar su tiempo libre bailando (13,71%) o con la familia (12%).

Y ahora, si quieres saber cuántas posibilidades hay de que la vida de una persona como tú fuera premiado con Oscar, participa en nuestro test.

Comentarios