ABC.es

HoyCinema

patrocinado por .
Trece entre mil

Trece entre mil

Día 19/05/2006 - 02.00h
´Trece entre mil´ mira hacia un pasado que proyecta dolorosamente su terrible sombra en el presente: sin ir más lejos, varios de sus técnicos aparecen con iniciales en los títulos de crédito. Iñaki Arteta recopila los testimonios de trece familias "que han vivido la tragedia de la pérdida y la amarga experiencia del olvido". Repasa 30 años de terror y 900 asesinados por ETA, pero el subtítulo recuerda que el tormento y la ignominia continúan: "Una herida abierta".

Llueve casi siempre en las imágenes de archivo de un documental que encoge el alma al reconocer los grises paisajes de Euskadi pese a la pátina del tiempo. Los álbumes de fotos en blanco y negro, los recortes de periódico y las grabaciones caseras en súper 8 acompañan a las voces.

Arteta apuesta por recrear los crímenes sin escatimar detalles. Esta es una película que enseña esquinas de calles, curvas de carretera, portales donde cayeron acribillados inocentes. Sus deudos reconstruyen los atentados in situ. Todavía sostienen la amarillenta esquela. Dignos.

Como la familia de Jesús Ulayar, alcalde de Etxarri-Aranaz asesinado en 1979 en presencia de sus hijos. Un observador extranjero no daría crédito. Los titulares de prensa de la época informaban: "Alcalde impopular asesinado a tiros". El lugar donde le mataron lo ocupaban hasta hace dos días contenedores de basuras. La casa donde duerme su viuda ostenta en la fachada una pintada: ´Gora ETA´. Los asesinos han sido nombrados hijos predilectos del pueblo y uno de ellos trabajó como orientador psicológico en el colegio de los nietos de Ulayar.

´Trece entre mil´ ahonda en otras macabras paradojas. Ramón Baglietto, militante de UCD de Azkoitia, salvó un día la vida de un crío en su pueblo al sacarle de las ruedas de un camión. 18 años más tarde, aquel chaval le vació un cargador en la cabeza. En 1999, la Policía desactivaba un paquete bomba dirigido a su viuda.

"Entre lobos"

Arteta, que ya tuvo la valentía de reflejar su horror por la violencia terrorista a finales de los 80 en sus cortos, se sorprende ante una de las víctimas. "¿Pero jamás le han hecho una entrevista?". Aquí no aparecen políticos ni se escuchan discursos sobre términos abstractos. Conceptos como impunidad, olvido y abandono se desprenden de testimonios de ciudadanos de a pie, cuya vida cambió un día para siempre: estudiantes, jubilados, guardias civiles retirados, padres, madres

Su sinceridad resulta desoladora. "Soy una cobarde que se ha marchado", confiesa la viuda de Alberto López Jaureguizar, militante de Alianza Popular asesinado en Algorta en 1982. Muchos sienten remordimientos por callarse, por aguantar en silencio el desprecio de vivir "entre lobos". Ninguno olvida ni perdona.

´Trece entre mil´ denuncia y apunta con nombres y apellidos. También deja un resquicio para la esperanza. Sigue lloviendo, pero muchos de estos vascos se sienten arropados. Iñaki Arteta rescata una cita de Martin Luther King: "Lo peor del siglo XX no han sido los crímenes de los malvados, sino el silencio escandaloso de las buenas personas".

Comentarios