ABC.es

HoyCinema

patrocinado por .
Cinco actrices que engordaron... y se volvieron aún más sexys
Amy Adams, Renée Zellweger, Julia Roberts, Michelle Williams y Hillary Swank.

Cinco actrices que engordaron... y se volvieron aún más sexys

Ganar unos kilos no tiene por qué estar reñido con ser sexy. Estas cinco actrices, que ganaron algo de peso para interpretar ciertos papeles, lo demuestran.

Día 18/03/2012 - 01.00h

Michelle Williams (Mi semana con Marilyn)

Gracias a su papel como la auténtica ambición rubia en Mi semana con Marilyn, Michelle Williams no solo ganó fama, prestigio y una nominación al Óscar como mejor actriz. Para conseguir las curvas de Marilyn la menuda actriz también TUVO QUE GANAR MEDIA DOCENA DE KILOS. «Me bastó con no mirar lo que comía», aseguró Williams a la revista People. Pero la transformación no acabó ahí. También tuvo que aprender a realizar sus movimientos, estudiar su voz y copiar su mítico contoneo, para lo que practicó durante semanas con un cinturón atado a sus rodillas. El papel también le obligó a teñirse el pelo cada semana y pasar dos horas al día en el set de maquillaje para convertirse en la auténtica Marilyn Monroe. Su nominación al Óscar y el éxito de la película son la muestra de que el esfuerzo mereció la pena.

Julia Roberts (Come, reza, ama)

julia roberts

Tras un divorcio traumático y un desengaño amoroso Elisabeth Gilbert decidió dedicar un año entero para encontrarse a sí misma. Se fue a Italia, donde se reconcilió con su cuerpo gracias a los placeres de la gastronomía; a India, donde gracias a un ashram descubrió la paz interior; y a Bali, donde, recaudando fondos para un terapeuta vidente, encontró el equilibrio y el amor. La experiencia la volcó en un libro, Come, reza, ama, que en 2011 se convirtió en película. Julia Robers hizo de ella y, como Gilbert, durante el rodaje también reencontró su cuerpo... aunque un poco más rellenito debido a las pizzas y los helados que se metió entre pecho y espalda en el rodaje. ENGORDÓ CINCO KILOS. Pero seguía tan estupenda como siempre. O más.

Amy Adams (The fighter)

amy adams

Su papel como la novia dulce pero algo cabezota de Mark Wahlberg en The fighter le valió en 2011 su tercera nominación al Óscar como mejor actriz de reparto tras las conseguidas en 2005 por Junebug y en 2008 por La duda. La película se rodó en verano de 2010, apenas cuatro meses después de que Amy Adams hubiese dado a luz, en mayo, a su primera hija, Aviana Olea Legallo (¡toma ya!). Y Amy Adams, como bien se aprecia en la imagen está bastante más lustrosa de lo habitual, un aspecto que le iban bien a su papel. Pero, en realidad, no tuvo que hacer gran cosa para conseguirlo ese aspecto. Simplemente, mantener algunos de los 12 KILOS que había ganado para su embarazo. Eso sí, en cuando terminó el rodaje, se puso a plan para quitárselos de encima.

Renée Zellweger (El diario de Bridget Jones)

renee zellweger

Ella lo mismo lo dijo. Para interpretar el personaje de Bridget Jones, esa heroína moderna, torpe y en permanente lucha con la báscula, TUVO QUE ENGORDAR 12 KILOS, todos ellos ganados a base de pizza, donuts y mucho tesón. Esos kilos de más y su brillante interpretación le sirvieron para conseguir en 2001 su primera nominación al Óscar por El diario de Bridget Jones (luego le llegó otra en 2002 por Chicago y, en 2003, su primer estatuilla como mejor actriz de reparto por Cold mountain). Renée Zellweger tuvo que volver a ganar esos mismos 12 kilos en 2004 para interpretar otra vez a Bridget Jones en la secuela de la película.

Hillary Swank (Million dollar baby)

hilary swank

Con muchísimas horas de entrenamiento y una alimentación basada casi exclusivamente en proteínas, Hillary Swankpreparó su menudo cuerpo para encarnar a Maggie Fitzgerald, la corajuda boxeadora de Million Dollar Baby, la cinta dirigida y coprotagonizada por Clint Eastwood. Para este papel, Swank GANÓ SIETE KILOS, todos de puro músculo, sin un ápice de grasa. ¿El secreto para conseguirlo? Ingerir, cada 90 minutos, 210 gramos de protenias. Así, durante cuatro meses. Un sacrificio bien recompensado, pues su trabajo en la película de Eastwood, le valió, en 2004 su segundo Óscar tras el que había conseguido en 1999 por Boys don't cry.

Comentarios

Cortos más vistos FIBABC 2014
«Mi momento»
«Mi momento»