ABC.es

HoyCinema

patrocinado por .
Las 10 mejores parejas de policías del cine
Jonah Hill y Channing Tatum son la última pareja de policías del cine, en la película 'Infiltrados en clase'.

Las 10 mejores parejas de policías del cine

Los especialistas llaman buddy movies a las películas de amistad y camaradería entre dos hombres. ¿Y qué mayor camaradería que compartir juntos trabajo en un coche de policía? Ese subgénero policial de las películas de colegas ha legado al cine un montón de parejas inolvidables. Aquí van las diez mejores.

Día 12/05/2012 - 02.00h

Mucho antes de que Starsky y Hutch apareciesen en nuestras vidas y en nuestras televisiones con su Ford Gran Torino, el mismo que luego inmortalizó Clint Eastwood en la película del mismo nombres, el cine ya nos había legado un montón de parejas de policías dignas de pasar a la historia.

Pero fue en los años ochenta cuando, dentro de las películas calificadas de acción surgió un nuevo subgénero: el de la comedia de acción con una pareja de polis duros al frente.

Triunfaron. Y los productores vieron en esas cintas un filón que a ellos les llenaron los bolsillos de dinero y al cine le legaron un montón de buenas parejas de actores que, convertidos en policías, se acabaron casando para lo bueno y para lo mano, en en la riqueza y en la pobreza, en la salud y en la enfermedad.

Hoy, como homenaje a la película Infiltrados en clase, que nos ha devuelto el género, recordamos a las 10 mejores parejas de policías de la historia del cine.

Arma letal

arma letal

Roger Murtaugh (Danny Glover) era un hombre casado, centrado y responsable. Martin Riggs (Mel Gibson), un tipo impredecible. Juntos, se cargaron al hombro una película, Arma letal, que acabó convertida en franquicia y que dio lugar a otras tres películas con los mismos protagonistas (y eso que la saga empezaba con el último día de trabajo de Roger Murtaugh antes de su jubilación). Riggs y Murtaugh no fueron quienes inventaron el bromance (el romance entre amigos varones), pero lo elevaron a un listón que pocas veces se ha vuelto a ver en el cine. 

Asesinato justo

asesinato justo

Asesinato justo es una de esas películas policíacas que habría pasado sin pena ni gloria si no fuera pon un detalle: en ella están reunidos, y trabajando codo a codo, dos de los mejores actores de todos los tiempos, Robert DeNiro y Al Pacino. Antes de encontrarse en Asesinato justo, cada uno de ellos ha protagonizado por separado películas míticas, pero esta película es solo la tercera en la que actúan juntos y la primera en la que comparten plano durante casi todo el metraje. Antes habían coincidido en la segunda parte de El Padrino (1974), sin compartir ningún fotograma, y en Heat, en la que el ladrón  (DeNiro) y el policía (Pacino) apenas salían juntos dos minutos en una sola escena. El thriller pasó sin pena ni gloria, en buena medida porque cada actor, además de aportar su dosis de talento, también aportaba un montón de tics que lastraban el resultado. Tanto, que Peter Travers, el crítico de Roling Stone dijo: «Aquella escena que comparten en Heat merece más la pena que las dos horas de Asesinato justo».

Dos policías rebeldes

dos policías rebeldes

Antes de embarcarse en las tres películas de la saga Transformers, Michael Bay también creó escuela con otra película que, a la postre, terminó teniendo una secuela. Se trataba de Dos policías rebeldes, una buddy movie policial (película de colegas) muy bien hecha con mil explosiones, cuidadísimos planos, diálogos chistosos, humor de teleserie y los suficientes fuegos artificiales como para mantener el vilo a un público devorador de palomitas. Eso sí, de argumento, cero. Por encima de todo destacaba su pareja protagonista, Martin Lawrence y Will Smith, a la que llegaron a calificar como el dream team de la comedia y que repitieron en la secuela de esta película creada por y para el entretenimiento. Y eso ya es mucho...

Training day

training day

La combinación de policía con más horas de vuelo que un avión de Aeroflot y de agente recién salido de la academia siempre da mucho juego. Y más si ambos coinciden en narcóticos, que en las películas de Hollywood viene a ser como el agujero negro del trabajo policial. Aquí el agente de vuelta de todo es Denzel Washington y el pipiolo que va a vivir su primer día de entrenamiento, Ethan Hawke. A la conseguida ambientación y el un espléndido guión que disecciona el lado perverso de la ética policial se suman la poderosa dirección de Antoine Fuqua y magistral actuación de Denzel Washington, que fue recompensado con un merecidísimo Óscar por bordar un personaje que bordea a cada instante la difusa la línea entre la legalidad y la corrupción en Training day.

Seven

Seven

Otra pareja experto-novato. El veterano teniente Somerset (Morgan Freeman), del departamento de homicidios, está a punto de jubilarse y ser reemplazado por el ambicioso e impulsivo detective David Mills (Brad Pitt). Ambos deben colaborar en la resolución de una serie de asesinatos cometidos por un psicópata que toma como base la relación de los siete pecados capitales. A priori, con ese argumento, podría haber salido un telefilme de tres al cuarto, pero a los mandos de Seven estaba David Fincher, que convirtió la película en un viaje sin retorno al horror y a la barbarie. Y, claro, que sean Morgan Freeman y Brad Pitt, con su indudable química en pantalla, los que realicen ese periplo mejora mucho todo...

Límite 48 horas

límite 48 horas

La contraposición de caracteres también suele dar sus frutos en las películas de policías. En Límite 48 horas, el tosco y duro policía es Nick Nolte y el granujilla, un Eddie Murphy que realizaba una de sus primeras apariciones en la gran pantalla. Y juntos tienen que formar equipo para detener a dos peligrosos delincuentes en tan solo 48 horas. La película tiene un ritmo trepidante, unas notables escenas de acción y la pareja Nolte-Murphy ofrece 90 minutos brillantes sin un respiro. Funcionó relavitamente bien en la taquilla y tuvo una secuela: 48 horas más.

Cop out (Vaya par de polis)

cop out

«Si me dieran a elegir entre ver de nuevo Cop Out o meterme púas de hierro en los ojos, probablemente escogería Cop Out, pero tendría que considerarlo seriamente». La crítica de Peter Howell, del diario Toronto Star, no puede ser más brutal. Pero la película, un entretenimiento burlón y grotesto, no es peor que otras comedias de policías. Y también se basa en la lucha de caracteres contrapuestos: Jimmy (Bruce Willis) y Paul (Tracy Morgan) son dos compañeros del Departamento de Policía de Nueva York que siguen el rastro de un carísimo cromo de béisbol de 1952 que ha sido robado y que se enfrentarán a un despiadado gángster obsesionado con los objetos antiguos. El mal resultado de la película en Estados Unidos hizo que en España no se llegase a estrenar esta película de Kevin Smith, pero la contraposición entre el poli duro (Willis) y el tontorrón (Morgan) da lugar a algunos buenos momentos.

Tango y Cash

tango y cash

Las cintas de acción del subgénero pareja de polis duros fueron una constante en los ochenta. Y en ésta se juntaron dos de los más duros: Sylvester Stallone y Kurt Russell. El resultado es una cinta que reúne todos los clichés propios del género: dos polis duros que no se aguantan, diálogos llenos de chistes malos, un guion sin grandes pretensiones, tiros y explosiones por doquier y los consabidos malos malísimos que tienen entre ceja y ceja a los protagonistas. ¿Mala? No si lo que buscas en pasar un rato divertido, pero mala, malísima si buscas cine con mensaje. Así es Tango y Cash.

Hora punta

hora punta

Si algo malo tienen las películas basadas en parejas de policías es que llenas de tópicos. En hora punta, Chris Tucker es el típico negro bocazas y Jackie Chan el policía experto en artes mariciales. Más prototípico imposible. Pero la verdad es que cuando juntas a una pareja de actores como ésta al final te terminna saliendo una película de risa y acción. Y eso es Hora punta, en la que los chistes y las tontunas las pone Tucker y la acción corre a cargo de Chan. La primera de 1998, funcionó tan bien que tuvo dos secuelas, en 2001 y 2007.

Infiltrados en clase

Infiltrados en clase

Channing Tatum y Jonah Hill son la más reciente pareja de policías que ha aparecido por la gran pantalla. Lo ha hecho en la comedia Infiltrados en clase, que se ha estrenado este viernes. La película es la adaptación en clave de comedia de Jóvenes policías, una serie de televisión que, en los años 80, protagonizó Johnny Depp. En ella, Tatum y Hill, recién salidos de la academia deben hacerse pasar por alumnos de un instituto para desarticular una red de narcotráfico. Con estos elementos, sus directores Phil Lord y Chris Miller montan un filme que incide más en la relacción de los dos colegas que en el cine de acción, y más en el gamberrismo que en las armas. Si vas a verla con bajas expectativas, saldrás encantado.

Comentarios