ABC.es

HoyCinema

patrocinado por .
Las 10 mejores películas con hombres lobo
Benicio del Toro en 'El hombre lobo'.

Las 10 mejores películas con hombres lobo

Este fin de semana, el filme español Lobos de Arga devuelve a los cines a los hombres lobo. Pero los licántropos llevan ya muchas lunas llenas acechando al Séptimo Arte...

Día 15/07/2012 - 02.00h

Se transforman con la luna llena, mueren con balas de plata, contagian a través de sus mordiscos y odian a los vampiros. Al igual que los chupasangres, el mito de los hombres lobo se reinterpreta al gusto de cada nuevo autor: unos son buenos, otros malos, e incluso algunos se convierten en estrellas del baloncesto.

Repasamos la presencia de los hombres lobo en la historia del cine a lo largo de estas diez películas, piezas de culto en algunos casos y aborrecidas en otros por los amantes del género.

Werewolf of London (1935)

Es la primera película donde apareció un hombre lobo tal y como los conocemos hoy día, es decir, antropomorfo: un ser humano que transforma su cuerpo en un híbrido entre hombre y lobo. Sentó el canon de la tragedia que acompaña a esta criatura, condenada a asesinar a la persona que ama por la naturaleza salvaje e incontrolable de su transformación.

The wolf man (1941)

La Universal y sus míticas cintas de género tuvieron en este título su primera incursión en el mundo de la licantropía, convirtiendo a Lon Chaney Jr. en el actor icónico del hombre lobo como Bela Lugosi lo fue de Drácula y Boris Karloff de Frankenstain. El personaje de Chaney, Larry Talbot, introdujo las primeras variaciones con respecto al hombre lobo tradicional: éste estaba vinculado a la luna, era invulnerable a las armas (salvo a las de plata) y contagiaba a quien mordía. El filme tuvo su remake en 2010 con Benicio del Toro al frente del reparto.

La marca del hombre lobo (1968)

Paul Naschy crearía para esta cinta a su personaje más famoso: Waldemar Daninsky, un hombre lobo polaco que interpretaría en numerosas ocasiones a lo largo de su filmografía hasta ganarse el apodo de 'El Long Chaney español'. La cinta se estrenó en 3D y puso de moda el género fantaterrorífico en nuestro país, convirtiéndose en un clásico patrio y dando pie a una leyenda que acompañaría a Naschy hasta la noche de su muerte, donde brilló la luna llena.

Un hombre lobo americano en Londres (1981)

La visceral transformación del protagonista David Kessler en bestia (interpretado por David Naughton) quedaría grabada en la retina del respetable. No en vano su responsable, Rick Baker, consiguió que la Academia de Hollywood crease un Óscar al Mejor Maquillaje para otorgárselo al año siguiente. El director John Landis conseguía crear una obra de culto con su mezcla de terror y humor. En 1997 tuvo la secuela Un hombre lobo americano en París, como la canción de La Unión.

Teen wolf (1985)

El mismo año que estrenaba la primera entrega de Regreso al futuro, un Michael J. Fox en plena cresta de la ola hacía doblete con esta comedia adolescente en la que se transformaba en hombre lobo, consiguiendo hacerse el líder del equipo de baloncesto y el chico más popular del instituto. Se recomienda dejar el buen recuerdo de la infancia en la memoria, ya que la película ha envejecido bastante mal. Tuvo una secuela en 1987 protagonizada por Jason Bateman, un serial de dibujos animados donde veíamos a la familia licántropa al completo, y actualmente está siendo objeto de remake en una serie de televisión.

Lobo (1994)

El visceral Jack Nicholson encontraba en esta cinta un papel hecho a su medida. Aquí el contagio se produce cuando un lobo muerde al protagonista, convirtiendo a Nicholson en un licántropo que parecía sacado directamente de las viñetas del X-Men Lobezno. Una cinta que tuvo una tibia acogida por parte del público por su guión pobretón y previsible.

Ginger Snaps (2000)

Esta cinta canadiense retomaba la idea de la transformación en hombre lobo como analogía de la pubertad. En este caso le toca a una quinceañera que en plena edad del pavo juguetea con la idea del suicidio y termina siendo mordida por la bestia. Fue bien recibida por el público, así que gozó de secuela y precuela.

Underworld (2003)

Underworld nacía al amparo del éxito de Matrix (de la que se han cumplido 15 años de su estreno en España) ara copiar su estética y planos y aplicarlos al viejo enfrentamiento entre vampiros y hombres lobo. Estos últimos se desarrollan en la saga con los excesos de los efectos digitales que suelen dotar a las películas de un espectro visual más cercano al mundo del videojuego que al del cine. No obstante, la cinta fue todo un éxito convirtiéndose en una saga que de momento cuenta con cuatro partes y está abierta a una quinta.

La Saga Crepúsculo: Luna nueva (2009)

Aclamada por el fenómeno fan y repudiada por los parroquianos del género, la saga Crepúsculo (pincha aquí para leer el especial de la saga en hoyCinema)  y aquí para ver el tráiler de Amanecer Parte 2, que se estrena en noviembre )readapta a partir de su segunda entrega el mito de los hombres lobo para presentarlos como los jóvenes indios de una tribu india -los Quileutes- que se transforman en gigantescos lobos al llegar a la pubertad. En la adaptación cinematográfica esto se traduce en un grupo de morenos cachas que tienen prohibido salir con la camiseta puesta. Mutan a su voluntad, tienen macho alfa, la telepatía les hace pensar en grupo y sufren de imprimación (se enamoran de su elegida y la rondan para siempre).

Lobos de Arga (2012)

Lobos de arga es una comedia española de despiporre con el pagafantas Gorka Otxoa y el muchachada Carlos Areces al frente del reparto. Tras su paso por dos productos para televisión, el realizador televisivo Juan Martínez Moreno vuelve a escribir y dirigir un largo para cine, esta vez con una cinta de género de lo más bizarra: Otxoa vuelve a su pueblo engañado con el objetivo de que los aldeanos le sacrifiquen ante unos hombres lobo al más puro estilo serie B.

Comentarios

Cortos más vistos FIBABC 2014
«Project Shell»
«Project Shell»