ABC.es

HoyCinema

patrocinado por .
Marbella brinda con vodka el éxito de su Festival de cine ruso
Imagen de "Historias cortas", la cinta ganadora del certamen

Marbella brinda con vodka el éxito de su Festival de cine ruso

Mikhail Segal y sus "Historias cortas" han sido las grandes triunfadoras de la primera edición del Marbella Russian Film Fest, que demuestra que el mundo del cine aún alberga iniciativas originales

Día 21/01/2013 - 12.51h

A partir de este año, a poco que uno ponga la oreja en Puerto Banús, podrá captar eruditas conversaciones sobre el plano fijo espiritual de Tarkovski. Y, sin duda, las exclusivas fiestas de la jet set se verán amenizadas, entre tapa y tapa de caviar, por encendidas discusiones sobre el número de peldaños de las escalinatas de El acorazado Potemkin. Porque Marbella, ahí donde la ven, se ha convertido en una de las máximas autoridades mundiales en cine ruso. De hecho, Habacuc Rodríguez, organizador del Marbella Russian Film Fest, ha destacado el gran éxito de la primera edición de la muestra, que ha "duplicado las expectativas", y ha suscitado una gran respuesta de público, aunque aún "está muy anclado en el cine clásico ruso". A pesar de ello, el gran vencedor del certamen, que ha tenido lugar del 17 al 20 de enero, ha sido el joven cineasta Mikhail Segal con su filme Historias cortas. El jurado, después de concederle los premios a la mejor película y el galardón del público, ha destacado su "ingularidad en el manejo del instrumental expresivo al servicio de historias mínimas que se asientan en una realidad crítica de la sociedad rusa actual". 

El premio al mejor director ha sido para Andrei Proshkin, otro representante de la nueva ola del cine ruso, por La horda, mientras que Svetlana Ivanona se ha alzado con el galardón a la mejor actriz por 8 de agosto y La admiradora, mientras que el mejor actor ha sido Sergey Bezrukov por El partido. Un total de 14 filmes han participado en el certamen, mientras que 16 productores españoles han presentado sus proyectos e infraestructuras mirando al horizonte ruso. Ante tal éxito, los organizadores ya se han puesto manos a la obra para la segunda edición. No todo van a ser malas noticias de festivales clausurados por oscuras razones, como la Mostra de Valencia o el Festival de Cine Negro de Manresa, mientras que otros como Gijón o Las Palmas pierden su identidad y su ADN cinéfilo, logrado a lo largo de años y décadas.

Comentarios