ABC.es

HoyCinema

patrocinado por .
Vuelven
Charlton Heston, en una carismática imagen de "Ben-Hur", muy presente entre el gremio periodístico actual

Vuelven "las de romanos"

El anunciado remake de Ben-Hur, Brad Pitt como Poncio Pilato, biopics de Noé, Moisés y hasta la Virgen María, vikingos, griegos... El peplum parece resucitar una vez más en un Hollywood ávido de dar la vuelta al calcetín de sus viejas fórmulas magistrales

Día 26/01/2013 - 10.00h

Parafraseando al guatemalteco más parafraseado de la historia, podría decirse que, cuando el cine despertó, las películas de romanos ya estaban ahí. Y es que los peplums fueron una de la atracciones principales del séptimo arte cuando éste empezó a gatear por sí mismo: tanto el glorioso cine italiano mudo como las primeras superproducciones de Cecil B. DeMille, implantaron un estilo y una magnitud que sentó las bases del cine-espectáculo, para muchos la auténtica esencia del invento de los Lumière. Durante los años 40, 50 y 60 la fiebre del género alcanzó cotas históricas, gracias al filón bíblico, con filmes imborrables, pese a sus múltiples redifusiones «torrijeras», como Los diez mandamientos, Ben-Hur, Espartaco, La túnica sagrada, Las sandalias del pescador...

¿Se imaginan la escena de las cuádrigas de Ben-Hur en apoteósico 3-D?

Tras una etapa de ostracismo, el peplum irrumpió con fuerza en el nuevo siglo con dos filmes fundamentales: la sangrienta Gladiator (2000) y la aún más hemoglobínica (o directamente gore) La Pasión de Cristo (2004). Si a esto le añadimos el éxito de otras producciones que plantaron cámara en la Edad Antigua (el término peplum no solo se adscribe al cine de romanos propiamente dicho) como Troya, Alejandro Magno, 300 o Furia de Titanes (sin olvidar la teleserie Spartacus), no es de extrañar que Hollywood tenga entre sus planes más inmediatos los filmes generosos en faldas menguantes y espadas crecientes. Sin ir más lejos, recientemente se han dado luz verde, o ámbar, a varios proyectos como el Poncio Pilato producido por Warner, con guión de Vera Blasi y protagonizado por Brad Pitt, lo que supondría la vuelta al género del actor después de que descubriéramos su talón de Aquiles. ¿Exigirá lavarse las manos con agua Evian? 

Brad Pitt ya tocó el género en Troya, y próximamente lo hará como Poncio Pilates, digo Pilato

Por su parte, MGM está barajando la posibilidad de rodar el remake del celebérrimo Ben-Hur, aunque con una historia centrada más en la infancia del protagonista, y su amistad y posterior enfrentamiento con Messala, también con un ojo puesto en la vida de Jesús. Pero mucho tendría que torcerse la cosa para que la pelea de cuádrigas no se recree con todo lujo de adrenalina y velocidad. Y en 3-D, claro. Aparte, y aprovechando el tirón (ya se sabe que en Hollywood estas cosas suelen ir juntas y de la mano, como las mujeres cuando van al servicio), también ha empezado a surgir como setas presuntos peplums más o menos «serios».

Ridley Scott abrió la espita moderna con Gladiator, y tiene en cartera un filme sobre Moisés

Desde un par de proyectos sobre Moisés (uno, Exodus, dirigido por Ridley Scott y producido por la Fox; y otro, Dioses y Reyes, de la Warner y con Spielberg como cineasta soñado), hasta un biopic de la Virgen María llamado María, Madre de Cristo y dirigido por Alister Grierson, pasando por ideas tan curiosas como la biografía «ética» del Mesías según Paul Verhoeven, o directamente descabelladas como el pique entre Caín y Abel dirigido por Will Smith, y con unas gotas de vampirismo de por medio, para que no falte de nada. 

Jerjes volverá a lucir estilismo este verano en 300. Rise of an empire

De momento, y hasta comprobar cuántos de estos proyectos cuajan y cuántos se quedan en agua de borrajas, recordemos los seguros: en agosto llegará 300. Rise of an empire, spin-off del filme con más abdominales por metro cuadrado de la historia, centrado en la batalla de Salamina y con Eva Green como Artemisia y Rodrigo Santoro repitiendo como Jerjes; el año que viene desembarcará el Noé de Darren Aronofsky, con Russell Crowe y otros animales (en este caso irracionales, se entiende.

La franquicia Furia de titanes amenaza con tener más cuerda que el búho robot de marras

Además, Warner ya tiene a punto la tercera entrega de Furia de titanes, otro puntal del subgénero en los últimos años; y, para los amantes del cine vikingo, otra rama peplum de lo más maja, allá van Thor 2: el mundo oscuro (más su intervención estelar en Los Vengadores 2 de rebote), la sugerente Viking Raid o un viejo proyecto de Mel Gibson, rodado en alemán antiguo y con guión de Randall Wallace, que tal vez se reactive en breve. Lo dicho, cuando haces peplum, ya no hay stop. ¡Peplum, peplum, hurra!

Russell Crowe, hecho un brazo de mar en el próximo Noé de Darren Aronofsky

Comentarios