ABC.es

HoyCinema

patrocinado por .
La telecomedia
Rockefeller Plaza

La telecomedia "Rockefeller Plaza" baja el telón

Casi un centenar de nominaciones a los premios Emmy certifican el caché de la que fuera considerada mejor comedia televisiva durante 2006, 2007 y 2008 en EEUU, Rockefeller Plaza, una serie aguda y burlona sobre el mundo de la pequeña pantalla que dice adiós en horas bajas.

Día 31/01/2013 - 11.43h

La cadena NBC emitirá el último episodio de ese programa este jueves por la noche, un capítulo nostálgico en el que los personajes pondrán fin a un viaje que ha durado siete temporadas y en el que ha recibido más cariño de la crítica que del público.

Rockefeller Plaza apareció en escena en 2006 y le robó el protagonismo a la versión norteamericana del británico The Office que un año antes había irrumpido con aire fresco en la parrilla de EEUU donde Todo el mundo quiere a Raymond y Arrested Development habían llenado el vacío dejado por Sexo en Nueva York y Friends.

Su creadora, Tina Fey, supo sacarle jugo a las historias que se viven entre los bastidores de un programa de televisión -inspiradas en su experiencia como guionista y actriz del humorístico Saturday Night Live- para montar una parodia en los estudios de NBC en el edificio 30 Rockfeller Plaza de Nueva York, de donde tomó su nombre.

Rockefeller Plaza gira en torno a los dramas e inseguridades del equipo que realiza el ficticio espacio de variedades TGS with Tracy Jordan, liderado por Liz Lemon (Tina Fey), quien tiene que lidiar con las demandas del ejecutivo Jack Donaghy (Alec Baldwin) y las peculiaridades de las estrellas Tracy Jordan (Tracy Morgan) y Jenna Maroney (Jane Krakowski).

Alrededor, pululan empleados que contribuyen a complicar el día a día de Lemon y salpican los diálogos de sarcasmo y sátira para ganar la sonrisa del espectador.

La serie fue un éxito en su primera temporada en la que consiguió más de 8 millones de espectadores en algunos capítulos y encadenó tres premios Emmy a la mejor comedia en 2007-2009, año en el que acaparó 22 nominaciones a esos galardones, un récord para una serie de humor.

El programa sirvió para lanzar la figura de Fey y revivir la carrera de Baldwin, quien ha sido elegido como el mejor intérprete de comedia en televisión por el sindicato de actores (SAG) durante los últimos 7 años.

Gracias a Rockefeller Plaza, Fey traspasó las fronteras de EEUU, algo a lo que contribuyó también su sonada imitación de la candidata a vicepresidenta de EEUU en 2008, Sarah Palin. Ese fama contribuyó a que fuera elegida para presentar la última gala de los Globos de Oro.

A partir de 2009, la serie empezó su declive y al término de su quinta temporada incluso Baldwin se planteó abandonar la producción por considerar que ya no era tan creativa, aunque el equipo encontró de nuevo su rumbo en la sexta y se ganó el derecho a despedirse de su público con una séptima minitemporada de 13 episodios.

La semana pasada, Rockefeller Plaza congregó a 3,8 millones de espectadores frente al televisor en la que fue una de sus mejores noches en casi un año, aunque solo sean la mitad que cuando empezó, un síntoma claro de agotamiento.

En las últimas tres entregas de los Emmy la serie se fue de vacío aunque cosechó 13, 14 y 15 candidaturas en 2012, 2011 y 2010, respectivamente, años en los que Modern Family, con la colombiana Sofía Vergara, ha impuesto su fórmula de hacer reír.

Comentarios

Cortos más vistos FIBABC 2014
«Mi momento»
«Mi momento»