ABC.es

HoyCinema

patrocinado por .
Goya 2013: Las minorías al poder
"Las aventuras de Tadeo Jones", con cinco nominaciones, es una de las atracciones de esta edición

Goya 2013: Las minorías al poder

El empuje de categorías tradicionalmente "menores" como mejor película de animación o mejor documental demuestra que en estos Goya no hay enemigo pequeño ni asignaturas "marías"

Día 14/02/2013 - 10.00h

Sin necesidad de ser Sherlock Holmes (ni siquiera en sus «Madrid Days»), el muestrario, o bestiario, completo de  los Goya arroja numerosas pistas, datos y claves que sirven para entender la evolución del cine español en los últimos veintipocos años. Por ejemplo, la animación. Un género estrella en los últimos años (con Planet 51, Chico y Rita, Arrugas...) pero que, cuando se estrenó allá por 1990, solamente aportó una película nominada (y ganadora, claro) como fue Los cuatro músicos de Bremen, de Paloma Cruz Delgado. Hubo que esperar un lustro hasta entregar otro premio a tal categoría, y la cosa no mejoró demasiado: en 1995 solo compitió, contra sí mismo se supone, El regreso del viento del norte, de Maite Ruiz de Austri. Tres años más tarde se repetía el caso con Megasónicos, aunque al año siguiente, por fin, hubo una mínima rivalidad entre la aspirante Ahmed, el príncipe de La Alhambra y la ganadora ¡Qué vecinos tan animales! Casi nada lo del ojo y lo tenía en la mano...

El apóstol, una de las brillantes candidatas al Goya de animación

Qué distinto el panorama actual, con cuatro señoras películas como Las aventuras de Tadeo Jones (con un total de cinco nominaciones, que se dice pronto), El apóstol, El corazón del roble y El pez de los deseos que han saboreado las mieles de la taquilla (aunque en algún caso fueron hieles) y se han paseado por numerosos festivales internacionales con ovación, vuelta al ruedo y flor natural. Incluso si se echa un vistazo a la «hermana pequeña» (mejor cortometraje de animación), nos encontramos con perlas como El vendedor de humo, Alfred y Ana, ¿Por qué desaparecieron los dinosaurios? y, cómo no, más Tadeo Jones (La mano de Nefertiti). ¿Quién iba a decir que llegaría el día en que hacer animación en España no sería llorar? 

Contra el tiempo, un emotivo homenaje a los actores veteranos del cine español

Otro ejemplo: el cine documental, categoría en la que siempre ha habido un ganador claro, a veces gracias más al respaldo de su renombrado director que a la calidad del filme en sí: Isabel Coixet (Escuchando al juez Garzón), Wim Wenders, la propia Coixet, Fernando León y Mariano Barroso (Invisibles), Fernando Trueba (El milagro de Candeal)... Este año, la pugna se presenta apasionante y reñida entre cuatro filmes de alta calidad, sugerente variedad temática y consistente promoción a sus espaldas como Los mundos sutiles, de Eduardo Chapero-Jackson; Mapa, de León Siminiani; Hijos de las nubes, de Álvaro Longoria; y Contra el tiempo, de José Manuel Serrano Cueto. Cualquiera de ellos podría llevarse el Goya a casa (por calidad y temática nos quedamos con Contra el tiempo), demostrando así que las categorías «menores» o «comparsas» hace mucho que dejaron de ser tales. Otro día hablamos del mejor guión adaptado.

Comentarios