ABC.es

HoyCinema

patrocinado por .
Oscar 2013: Declaración de
Haneke, con el Globo de Oro obtenido por "Amor"

Oscar 2013: Declaración de "Amor"

Sus cinco nominaciones, entre ellas mejor película y mejor director, son la gran sorpresa de estos Oscar. La Academia abre sus puertas a un cineasta imprescindible

Día 19/02/2013 - 10.00h

El cine de Haneke tiene un peculiar sistema de recortes sanitarios: lo que gasta en bisturíes, lo ahorra en anestesia. Desde que hace 15 años irrumpiera con una de sus intervenciones quirúrgicas más arriesgadas (Funny games, esa película en la que los actores tuteaban descaradamente al espectador, como si fuese una de Jodorowsky o Woody Allen), el de Múnich -aunque con pasaporte austríaco- ha ido labrándose una filmografía implacable y milimétrica, aunque algunos la hayan tachado de marxista y hasta nihilista por su crudeza y escepticismo a la hora de retratar las relaciones humanas. Por algo Michael Houellebecq declaró que se derretiría si Haneke llevase al cine alguno de sus libros.

Haneke, junto a Emmanuelle Riva y Jean-Louis Trintignant, en un momento del rodaje

No es de extrañar que Haneke haya cosechado laureles en plazas con pedigrí como Cannes o los Premios del Cine Europeo. Pero, de un tiempo a esta parte (más o menos, desde que rodó el remake de Funny games, con una Naomi Watts con quien se reencontrará este domingo en la gala de los Oscar, por cierto), Hollywood se ha puesto ojitos a tan poco conservador autor, con frutos tales como dos Globos de Oro (por La cinta blanca y Amor). Pero lo que nadie se esperaba era que Amor, su trabajo más personal, radical y sin concesiones al «buenismo» haya conseguido cinco nominaciones al Oscar: mejor película, director, actriz principal, guión original y, cómo no, película de habla no inglesa. El propio cineasta, poco dado a los aspavientos (aunque cuando ganó su primer Globo de Oro estaba como niño con mocasines nuevos) ha expresado su sorpresa mayúscula y su poca confianza para dar el sorpresón de la velada, aunque para muchos compita con el más brillante pedazo de celuloide. 

Cartel de la chilena No, una de sus principales competidoras como película en habla no inglesa

El antecedente de la francesa The artist pesa en su contra, aunque en los últimos años cada vez más películas europeas (La vida es bella, Amélie), asiáticas (Tigre y dragón) o hispanoamericanas (El laberinto del fauno) han ido accediendo a categorías que, antaño, solo estaban al alcance de clásicos como Fellini, Bergman, De Sica o Costa-Gavras (Z tuvo las mismas nominaciones en idénticas categorías, sustituyendo mejor actriz por mejor montaje y guión original por adaptado, en 1970). La «machada» no se lo quita nadie aunque, quién sabe, quizá la Academia (plagada de miembros tan octogenarios como la pareja protagonista del filme) tengan a bien homenajear a una Emmanuelle Riva que, hace más de medio siglo ya se encaramaba al olimpo del séptimo arte con Hiroshima, mon amour. O a un guión original en las antípodas de, por ejemplo, el de Tarantino en Django desencadenado, quizá su mayor competidor. Tampoco sus rivales «extranjeros» están a su nivel, aunque la chilena No y la canadiense Rebelle pueden actuar como gallitos. Eso sí, y poniéndonos en el peor de los casos, aunque Amor se vaya de vacío de los Oscar, ningún espectador sentirá la misma sensación después de ver esta declaración (de vida, purgatorio y muerte) firmada por ese hidalgo nada quijotesco llamado Haneke.Y si hubiese Oscar a la mejor interpretación zoológica, también tendríamos una bonita competencia entre la paloma de Amor y el tigre de La vida de Pi...Las Bestias del sur salvaje no cuentan.

Comentarios