ABC.es

HoyCinema

patrocinado por .
Oscar 2013: Deshojando la margarita
"Argo" y Ben Affleck han incrementado sus opciones en las últimas semanas

Oscar 2013: Deshojando la margarita

Arrancamos nuestra semana de los Oscar con una serie de artículos especiales donde repasamos las claves, favoritos, dimes y diretes de la 85 edición de los premios de la Academia

Día 18/02/2013 - 14.09h

Desde hace tiempo no se recordaba una foto finish tan apretada. Este año los Oscar enfilan su sprint final sin un claro favorito o, dicho de otra manera, pocos se sorprenderían si cualquiera (o casi) de las nueve cintas que optan a mejor película se llevan el gato al agua. Prácticamente todas tienen sus razones de peso, y su ristra de laureles que lucir en el currículo. Los más fiables, hasta que se demuestre lo contrario (aunque muchas veces ya se ha hecho, la verdad) es el número de nominaciones con que parten los purasangre, empezando por Lincoln, con doce. Sin embargo, el hecho de que en los Globos de Oro, los Bafta, o el Círculo de Críticos de Nueva York solo se hayan fijado en Daniel Day-Lewis para hacerle subir a recoger sus respectivos premios debe mosquear lo suyo a Spielberg, experto en recolectar calabazas de la Academia (recordemos su cero de seis con El imperio del sol y War Horse, cero de cinco con Munich y, sobre todo, sus once nominaciones y ningún premio con El color púrpura).

Spielberg y Lincoln, el enemigo a batir

Tampoco le debe hacer mucha gracia al rey Midas el avance implacable de Argo, triunfadora en los Globos de Oro, Bafta, Producers Guild of America, incluso Obama la eligió entre sus favoritas... Pero el detalle de que Ben Affleck no esté en el cogollo de mejor director puede frenar en seco las aspiraciones de un filme cuyo mayor escollo es que está protagonizado... por Ben Affleck. Cosas más raras han pasado en los Oscar (en 1935, por ejemplo, Rebelión a bordo obtuvo un único premio... precisamente como mejor película, aunque su director Frank Lloyd sí estaba entre los tres nominados ese año, perdiendo ante un tal John Ford). También sería un error garrafal condenar a La vida de Pi, segunda con más nominaciones de la velada (11) a los «barrios técnicos», ya que Ang Lee ya rozó un par de veces el premio principal (Tigre y dragón y Brokeback Mountain). A la tercera puede ir la vencida.

Amor, de Haneke, "tapada" y multipremiada

Ídem para Los miserables, que con ocho nominaciones (y su triunfo en los Globos de Oro... en la categoría B, por así decirlo) podría dar la campanada diez años después de que un musical (Chicago) diese el do de pecho por todo lo alto. Por cierto, Chicago fue una de las niñas de los ojos del productor Harvey Weinstein, magnate conocido por su talento para colocar caballos ganadores en los Oscar (sin ir más lejos, El discurso del rey y The artist), por lo que no hay que perder de vista un par de percherones de su última camada: Django desencadenado y El lado bueno de las cosas. Y, deshojando, deshojando, nos quedarían tres títulos que, a lo tonto, también tienen posibilidades: La noche más oscura (indiscutible hace un par de meses, aunque ha ido perdiendo fuelle), Bestias del sur salvaje (flamante y alucinante ópera prima del treintañero Benh Zeitlin, también nominado como mejor director) y Amor, la tremebunda y multipremiada película de Michael Haneke, que con sus cinco nominaciones ya es el sorpresón del año. Pero, cuando obtienes cinco nominaciones, posiblemente solo debes tener un pensamiento en la cabeza: ganar cinco estatuillas. En fin, que las casas de apuestas deben estar echando humo.  

Comentarios