ABC.es

HoyCinema

patrocinado por .
Los monstruos que invadieron la gran pantalla
Los Kaijus de «Pacific Rim» se inspiran en los míticas bestias del cine japonés

Los monstruos que invadieron la gran pantalla

En HoyCinema repasamos algunos de los Kaijus, en japonés «bestia extraña», más famosos de la historia del cine

Día 11/08/2013 - 13.00h

En japonés existe un término inconfundible, «Kaiju Eiga», para designar las exitosas películas (eiga) de bestias extrañas o monstruos (kaiju) que triunfan en el país asiático. Un género que asegura buena taquilla y que inevitablemente se ha exportado al cine occidental desde los tiempos de King Kong, un curioso y aislado precedente estadounidense que se adelantó al fenómeno oriental.

Este fin de semana se estrena Pacific Rim, la nueva película de Guillermo del Toro. La cinta se ambienta en 2020, cuando la Tierra es amenazada por monstruosas criaturas, los Kaijus, que salen desde el fondo del Océano Pacífico destruyendo lo que encuentran a su paso. Para combatir el caos y la falta de recursos ocasionados, los humanos utilizan los Jaegers, enormes robots controlados por personas a través de la mente. La ineficacia de éstos llevará a un expiloto y a un aprendiz a recurrir a un legendario aunque obsoleto Jaeger que parece ser la última esperanza.

Pero Pacific Rim es tan solo la última de una larga serie de películas que tienen a los Kaijus como protagonistas. Estas son las bestias míticas del cine que inspiran los monstruos de la película de Del Toro:

Godzilla

Su nombre original es Gojira, y aunque muchos lo conocieron por primera vez en la película de 1998 de mismo nombre dirigida por Roland Emmerich, sus destrozos ya se venían sufriendo en Japón desde 1954, cuando hizo su primera aparición en Godzilla, Japón bajo el terror del monstruo, de la mano del director Ishiro Honda y la productora Toho, dos iconos del género.

En la cultura japonesa, Godzilla es descrito como un enorme dinosaurio que muta debido a la radioactividad, en lo que pretende ser una crítica de las atrocidades ocasionadas por las bombas atómicas de la II Guerra Mundial. Es sin duda alguna el monstruo más representativo del género, cuya primera creación cuenta con numerosas secuelas y versiones, a la que se añadirá en 2014 la nueva producción de Warner.

Anguirus

Un año después, y tras el éxito del Godzilla japonés, la Toho Company creó a Anguirus, una secuela del dinosaurio, que fue protagonista de Godzilla contraataca (1955) de Motoyoshi Oda, la primera película donde dos Kaijus se enfrentaron entre sí, algo muy habitual en el género.

Anguirus es un dinosaurio cuadrúpedo, muy similar a un anquilosaurio, que posee varios cuernos sobre su cabeza, además de uno en la nariz, similar a un rinoceronte. No tiene grandes habilidades, pero sí es cierto, a tenor de la primera película, que posee una gran agilidad. Su ataque habitual es de espaldas, para ocasionar mayor daño con las púas que recorren su cuerpo.

Rodan

De nuevo al alimón entre Toho e Ishiro Honda surgió la creación de este pterodáctilo que apareció en la gran pantalla por primera vez en 1956 con Rodan: Los hijos del volcán, después del éxito cosechado por Godzilla. Su capacidad, la de emitir explosiones sónicas que tiran abajo los edificios.

En su primera película, Rodan surge de unos huevos prehistóricos que se encuentran en las profundidades, convirtiéndose en la pesadilla de una pequeña comunidad de mineros. La segunda cinta de «Kaiju Eiga» de Honda comenzó a promocionarlo como uno de los iconos del género fantástico en el que se ha terminado convertiendo en su país.

Mothra

Esta mezcla entre polilla y mariposa gigante que apareció por primera vez en las pantallas japonesas en 1961 con Mothra, también de la pareja inseparable del género Kaiju: Toho y Ishiro Honda. A diferencia de otros Kaijus, Mothra tiene un rol más orientado hacia el de protectora de la tierra. Es uno de los kaijus que más veces ha salido victorioso en sus enfrentamientos con Godzilla.

En la primera película, la criatura es la «mascota» de un par de gemelas que son raptadas, pero los poderes místicos de éstas conseguirán convertir en gigante a la polilla, que se dirigirá a Tokio con la intención de rescatar a sus guardianas.

Gamera 

El éxito cosechado por las creaciones de Toho puso en alerta a otra gran productora japonesa, Daiei. Su creación fue Gamera, la cual muchos creen que se inspiró en el Anguirus de Toho. Su primera aparición se produjo en 1965, con El mundo bajo el terror, de Noriaki Yuasa.

Gamera es una tortuga voladora gigante, capaz de caminar sobre dos patas, que vive en el Ártico. Posee unos colmillos inferiores muy desarrollados y un caparazón resistente a los más potentes proyectiles. Su arma más destructora es la capacidad de echar fuego por la boca, mientras su talón de Aquiles es la escasa resistencia al frío.

El Rey Ghidorah

Es la más directa competencia de Godzilla, si bien éste último es el más mediático de los dos. Es el Kaiju más poderoso en los enfrentamientos contra el primero, que habitualmente necesita la ayuda de otra bestia, normalmente Mothra, Rodan, o Anguirus. Es por ello por lo que se ganó el apodo de «El Rey del Terror».

Ghidorah es un dragón de tres cabezas que se estrenó en la gran pantalla en Godzilla contra Ghidorah, el dragón de tres cabezas (1964), de Ishiro Honda, quién si no. En ella lucha contra Mothra, Godzilla y Rodan, que pretenden salvar a Japón de la destrucción que provoca el monstruo tricéfalo. Posee rayos gravitatorios, absorción de fuerza vital, alas luminosas...

King Kong, un curioso precedente

Aunque el género Kaiju es algo propio de Asia, con adaptaciones posteriores de las bestias al cine occidental, el primer monstruo famoso del séptimo arte fue estadounidense. 21 años antes que Godzilla nacía el gorila gigante King Kong, con el estreno en 1933 de la película de mismo nombre, de la mano de Merian C. Cooper, Ernest B. Schoedsack.

King Kong, en teoría una leyenda, vive en la isla Calavera, lugar al que se dirige el equipo de Carl Denham (Robert Armstrong), director de cine, para rodar imágenes del temible monstruo. El gorila es cautivado por la belleza de Ann Darrow (Fray Wray) y los nativos deciden secuestrarla para ofrecersela al gorila. El director y el segundo de abordo del barco buscarán la manera de recuperarla y de llevarse a la bestia gigante para montar un espectáculo de regreso a Nueva York.

Comentarios