ABC.es

HoyCinema

patrocinado por .
De Peter O'Toole a Paul Walker: el cine, de luto, en 2013
Peter O'Toole, Paul Walker y Joan Fontaine nos dejaron en 2013

De Peter O'Toole a Paul Walker: el cine, de luto, en 2013

Actores, directores, guionistas, un mago de las miniaturas y un genio del doblaje dijeron adiós en el año que acaba de terminar

Día 01/01/2014 - 01.00h

Peter O'Toole

El nombre de Peter O'Toole siempre irá asociado a «Lawrence de Arabia» y al icónico personaje que interpretó en el imperecedero filme de David Lean. Para el actor irlandés, la película, además de fama mundial, le granjeó la primera de ocho candidaturas infructuosas al Oscar, apenas maquilladas por una estatuilla honorífica. «El león en invierno», «Adiós, Mr. Chips» y «Becket» son algunos de los títulos de referencia en su vasta filmografía. Especializado en filmes de trasfondo histórico, y personajes reales, a menudo de inspiración shakesperiana, falleció en Londres, el pasado 14 de diciembre, a los 81 años. Cuatro décadas atrás había logrado superar un cáncer de estómago, en el que tuvo gran incidencia su conocida afición a la bebida.

Paul Walker

Una de las muertes más mediáticas de 2013 y la que sumió a Hollywood en un shock más profundo. Paul Walker sólo tenía 40 años cuando perdió la vida el 30 de noviembre en un accidente de automóvil, todavía bajo investigación, en el transcurso de un acto benéfico de su fundación. Como parte de una ironía cruel, Walker, piloto profesional, y famoso por participar en la saga «Fast and Furious» (coches de alta cilindrada, carreras ilegales), perdió la vida en la carretera pero viajaba de copiloto. Su rol más conocido fue el de Brian O'Conner en la exitosa franquicia, de la que había rodado parte de sus escenas para la séptima entrega.

Joan Fontaine

Inolvidable como la apocada esposa de Maxim de Winter en «Rebeca», su primera colaboración con Alfred Hitchcock, Joan Fontaine fallecía el 15 de diciembre a la avanzada edad de 96 años. Por su segunda colaboración con el rey del suspense, «Sospecha», esta vez formando tándem con Cary Grant, obtuvo su único Oscar. Volvió a ser candidata por «La ninfa constante», y para el recuerdo dejó sus roles en otros títulos como «Carta de una desconocida» o «Alma rebelde». Famosas eran sus desavenencias con su hermana mayor, la también actriz Olivia de Havilland, quien el próximo mes de julio cumplirá 98 años.

Alfredo Landa

El «landismo», término con el que se acuñó un tipo de cine, durante los años sesenta y setenta, que tuvo mucho más de reflejo de una era que de búsqueda de la calidad artística, mermó durante un tiempo el reconocimiento que merecía Alfredo Landa, uno de los mejores actores que ha dado el cine español. De la mano de José Luis Garci, ya en los 80, llegaron los proyectos de calado, como las dos entregas de «El crack» y «La próxima estación», hasta su rol inolvidable en «Los santos inocentes», de Mario Camus, que le granjeó el premio a la mejor interpretación en Cannes junto a su compañero de reparto Paco Rabal. Tres veces ganador de un Goya (uno de estos, honorífico), Landa se apartó del cine en 2007. Moría el 9 de mayo de 2013, con 80 años.

James Gandolfini

Otro shock para Hollywood. James Gandolfini sólo tenía 51 años cuando murió el 21 de junio, víctima de un infarto, en Roma, donde se encontraba para asistir a un festival en la localidad siciliana de Taormina. Queda, para la posteridad, su rol como Tony Soprano en la aclamada serie «Los Soprano», de la HBO, en la que encarnaba a un mafioso de Nueva Jersey sumido en un mar de dudas y conflictos familiares, hasta el punto de que recurre a la ayuda de una psiquiatra. De imponente físico e indudable carisma, en la gran pantalla su impacto fue menor, aunque demostró su talento en títulos como «El hombre que nunca estuvo allí» y «Mátalos suavemente».

Bigas Luna

José Juan Bigas Luna murió el 6 de abril a los 67 después de una larga enfermedad, consolidado como una de las voces más personales del panorama cinematográfico español. Títulos como «Las edades de Lulú», «Jamón, jamón», «Huevos de oro» y «La teta y la luna» conformaron una filmografía con tendencia al erotismo y en el que no faltó la crítica social. Fue uno de los primeros cineastas que trabajó con Javier Bardem y Penélope Cruz cuando estaban lejos de alcanzar su actual estatus de estrellas. Su descubridor. Activo hasta el final tanto en el cine como en la publicidad, Bigas Luna dejó un legado con sello propio.

Sara Montiel

Pocas actrices han alcanzado la categoría de mito en España con el merecimiento y la fuerza de Sara Montiel, fallecida el pasado 8 de abril a los 85 años. Auténtica pionera, Montiel aterrizó en Hollywood tras un paso fructífero por Méjico («Piel canela», «Cárcel de mujeres») y debutó en La Meca del cine en Veracruz, de Robert Aldrich, junto a Gary Cooper y Burt Lancastar. Su legendaria belleza le había abierto las puertas del cine americano, algo impensable hasta entonces para un intérprete español. Le siguieron «Dos pasiones y un amor», con Joan Fontaine y Vincent Price, y Yuma, con Rod Steiger. En su etapa en Hollywood estuvo casada con Anthony Mann y trabó amistad con estrellas como Marlon Brando y James Dean. En España, en 1957 protagoniza «El último cuplé», éxito sin precedentes del cine nacional que consolida con «La violetera», inaugurando una década, la de los 60, plagada de éxitos. Montiel ocupa un lugar destacado en el «star system» patrio.

Manolo Escobar

Uno de los artistas más destacados del panorama musical español de todos los tiempos, Manolo Escobar también dejó su huella en la gran pantalla. Su primera aparición en una película se produjo en 1963, en Los guerrilleros, junto a Rocío Jurado y Gracita Morales. Durante casi dos décadas Escobar participó en filmes como El padre Manolo, En un lugar de La Manga y su última incursión en el cine, Todo es posible en Granada. Títulos donde exprimió sus dotes musicales. Escobar falleció el 24 de octubre a los 82 años.

Constantino Romero

Logró convencer al espectador, con su voz portentosa e inconfundible, de que su voz no era la suya, sino la de los actores a quienes la prestaba: Clint Eastwood, Roger Moore, Arnold Schwarzenegger. Por no hablar de personajes míticos como Darth Vader o Mufasa, asociados, en virtud del doblaje, a ese chorro de voz profundo de Constantino Romero, que moría el pasado 13 de mayo a los 65 años.

Lolita Sevilla

Si por una película es recordada Lolita Sevilla (cuyo nombre real era Ángeles Moreno Gómez), esa es «Bienvenido Mr. Marshall». Tenía solo 17 años cuando participó en la inolvidable cinta de Berlanga, en la que cantaba aquello de «¡Americanos... os recibimos con alegría!», pero muchas tablas a pesar de su juventud, pues venía pisando los escenarios desde los 10. La cantante y actriz sevillana, protagonizó luego otras nueve cintas -siete de ellas en la década de los cincuenta-. Fallecía el 16 de diciembre, en Madrid, a los 78 años.

Jesús Franco

Con más de 200 películas en su haber, resulta imposible comprimir la carrera del irreverente Jesús Franco, también conocido como Jess Franco, en unas líneas dedicadas a su memoria. Voz personalísima del cine español, considerado el padre de la «serie B» en nuestro país, Franco trabajaba sin descanso en proyectos alejados de los circuitos convencionales, con querencia por las tramas eróticas y personajes como Drácula y Fu-Manchú. Recibió un Goya de Honor en 2009 que vino a premiar una carrera hasta entonces confinada a una cierta clandestinidad. La muerte le sorprendió el 2 de abril, con 82 años.

Comentarios