ABC.es

HoyCinema

patrocinado por .

Crítica de «Mindscape» (***): Promesa de oro y mirra

Un guión muy elaborado para ir empapando al que acude al cine de un suspense impactante, que le vaya calando poco a poco

Día 31/01/2014 - 10.12h

Debe de ser atemorizante hacer tu primer largo con un proyecto así: una historia compleja, difícil de narrar, unos actores conocidos, algunos casi de culto como el propio Mark Strong, y con toda la lupa puesta en tu quehacer. Hay que echarle valor, y Jorge Dorado se lo ha echado para salir más que indemne de una ingente tarea.

Un detective capaz de entrar en los recuerdos de las personas para ver, como si en una película se tratase, sus secretos más ocultos, sus deformaciones, virtudes y temores. Sí, vimos algo parecido en Origen, pero Nolan lo hizo todo más complejo, difícil de abarcar, una bola de lento deglutir. Dorado debió de aprender de aquello y lo que a muchos les pareció una obra maestra a él le situó en una frontera de difícil elección: seguir el modelo o allanar el sendero. Tiró por el camino más sensato: simplificarlo todo, hacerlo más fácil, una narración sencilla de seguir para poder cargar la mano en la tensión, que siempre está presente.

Por lo visto, la idea original era aún más simple, pero tanto Collet-Serra como Dorado buscaron dar giros sencillos y continuos, para atrapar al espectador. Un guión muy elaborado para ir empapando al que acude al cine de un suspense impactante, que le vaya calando poco a poco para, cuando todo parece entrar en un callejón sin salida, darle una escapatoria sorprendente, audaz y a la vez ingeniosa.

Dorado ha trabajado con frases cortas, acción justa y muchos matices en los rostros de los protagonistas, sobre todo de Strong que, como acostumbra, hace una interpretación de primer orden, con esa versatilidad y empatía que suele dar a sus personajes. No obstante, el premio gordo para Dorado es la atmósfera lograda: cargada, áspera, oscura, amenazante en todo momento. Es algo que permite al espectador moverse dentro de la piel del mismo detective, con varios caminos a seguir, pero sin que ninguno de ellos sea clarividente para encontrar la salida, como se precia en un thriller de altura.

Es una película hecha con mucho talento pero también con tripas y corazón. Una ópera prima que promete oro y mirra.

Calificación: ***

Comentarios