ABC.es

HoyCinema

patrocinado por .
Crítica de «Presentimientos» (***): El sueño reparador
Marta Etura y Eduardo Noriega, en una escena del filme

Crítica de «Presentimientos» (***): El sueño reparador

Lo real se construye con el sueño y el sueño con lo real, y ambas narraciones entrelazan sus dedos como si la ventana que los separa no tuviera cristal

Día 24/01/2014 - 19.32h

El original de la novela de Clara Sánchez es fascinante, una historia narrada en un raro presente de indicativo en la que lo real se construye con el sueño y el sueño con lo real, y ambas narraciones entrelazan sus dedos como si la ventana que los separa no tuviera cristal.

Y Santiago Tabernero y Eduardo Noriega traman el guión que nos permita ver esa historia a su manera y con ese plus de intriga que mantiene al espectador dubitativo y perplejo ante la duda de en qué lado de la ventana se encuentra. Una pareja joven, durante unos días de vacaciones en Santa Pola, que intenta encontrar ese lugar íntimo entre ambos que, en cierto modo, ha ocupado su bebé recién nacido.

Una circunstancia, un accidente, los separa, y la trama se centra en la necesidad urgente y vital de encontrarse en un surrealista relato en el que los sentimientos son consecuencia, y no al contrario, de los presentimientos.

Noriega, guionista y protagonista, habrá podido oír esa voz amenabariana que le diga «abre los ojos» a su personaje frente a esos puntos suspensivos que llamamos coma, y que le permite a la actriz Marta Etura contarnos por activa y por pasiva tanto su presente como su pasado.

La puesta en escena es sencilla y eficaz, y sortea ese peligro tan usual de imponerse y tapar lo que está contando, que viene a ser, en esencia, lo reparador del sueño.

Comentarios