ABC.es

HoyCinema

patrocinado por .
El «parabará» sempiterno de James Horner
James Horner, con los dos Oscar que consiguió por la banda sonora de «Titanic»

El «parabará» sempiterno de James Horner

Este compositor utiliza cuatro notas en todas sus bandas sonoras, que se han convertido en una especie de «seña de identidad»

D�a 28/04/2014 - 11.32h

«Lo bueno, si breve, dos veces bueno», afirma el refrán. James Horner no parece estar de acuerdo con este dicho y, a tenor del éxito que han cosechado las películas en las que ha puesto la banda sonora, no le ha ido nada mal. Este director de orquesta y compositor estadounidense ha trabajado en proyectos internacionalmente reconocidos, siendo lo más característico de su carrera el mítico «parabará» con el que «firma» sus partituras.

El recurso musical de Horner se compone, valga la redundancia, de sólo cuatro notas. A pesar de ser escuetos en cantidad, este cuarteto de sonidos no ha pasado desapercibido para los amantes del cine, e incluso cuenta con un grupo de Facebook dedicado a encontrar el sello de este compositor en las diferentes películas donde ha participado.

James Horner -cuyo primer trabajo importante en el mundo del cine fue en 1979, con «The Lady in Red»- ha compuesto las bandas sonoras de películas tan reconocidas como «Enemigo a las puertas», «Aliens» o «Braveheart», y en su palmarés de triunfos pueden encontrarse dos Oscar (en 1997, por «Titanic») y un Globo de Oro (también por la película dirigida por James Cameron).

17 «parabarás» en un minuto

Amigo inseparable de los momentos de tensión clave de los largometrajes, el «parabará» de Horner fue utilizado por primera vez en 1982 en la película «Star Treck II: La ira de Khan», dirigida por Nicholas Meyer. Después le siguieron películas como «Willow» (de Ron Howard, 1988), «El Grinch» (también de Howard, 2000) o Troya (de Wolfgang Peterse, 2004).

«Avatar», «La tormenta perfecta», «El niño con el pijama de rayas», «La máscara del Zorro»? La lista de películas bautizadas por Horner con su «parabará» es muy extensa . Sin embargo, «Proyecto Brainstorm» (de Douglas Trumbull, 1983) es el film que más señas de identidad tiene de este compositor: en una escena de poco más de un minuto hay nada menos que 17 «parabarás».

Críticas por sus trabajos

En la repetición del «si, do, re bemol, do» de Horner hay quien va más allá de que sea un simple recurso musical que sirve de sello personal en sus trabajos. De hecho, se le ha llegado a acusar de «reciclar» sus partituras, y en YouTube se pueden encontrar vídeos en los que se intenta poner de manifiesto la gran semejanza entre las bandas sonoras de diferentes películas en las que él ha llevado la batuta.

«Jumanji» y «Titanic» son dos de los trabajos en los que los cinéfilos intuyen una repetición demasiado patente en las notas utilizadas por Horner. Otros, por el contrario, ven en los trabajos del director de orquesta una apuesta por firmar de forma sonora cada uno de sus proyectos, igual que podrían ser las «bicicletas» de Robinho sobre el campo de fútbol o el perejil de Karlos Arguiñano.

Comentarios