ABC.es

HoyCinema

patrocinado por .
Vuelve a España una película de Benito Perojo de 1939 descubierta en Canadá
Cartel de «La última falla»

Vuelve a España una película de Benito Perojo de 1939 descubierta en Canadá

El escritor y director Emilio Barrachina escribe para HoyCinema sobre «La última falla» y sus similitudes con «Bienvenido Mr. Marshall»

Día 18/06/2014 - 01.35h

«La Última Falla» es una de esas rarezas fílmicas que a punto ha estado de desaparecer del muestrario del cine español tras la terminación de la guerra civil española. Como tantos otros negativos y copias, hubiera acabado convertida en peines por su alto contenido de acetato y fundido el nitrato de plata que entonces contenía el material cinematográfico. Sin embargo, gracias a una copia guardada en Filmoteca Nacional y otra aparecida recientemente en una subasta en Canadá, con algo más de minutos que la primera, van a permitir recuperar todo el metraje de la película.

Muchas copias en 16 mm se han podido recuperar porque salían en barcos, mercantes o de pasajeros, para ser visionadas durante los viajes y luego eran cambiadas por otras películas en casetas que, a tal efecto, estaban dispuestas en los puertos de todo el mundo.

«La Última Falla» se rodó en 1939, pero la entrada de las tropas nacionales en Valencia evitó su estreno. Retocada y censurada, se estrenó al año siguiente, en 1940, con muy pocas copias y apenas fue vista por un público inmerso todavía en los rencores y las penurias de la guerra.

La película está interpretada por Miguel Ligero y Maruchi Fresno y dirigida por Benito Perojo. No obstante, su principal aporte hoy en día es a través de su guionista, Mihura, quien veinte años después fuera también el dialoguista de ?Bienvenido Mr. Marshalll?. Esto hace que ambas películas tengan una similitud argumental y los diálogos de los personajes. En la película de Perojo, la trama es el regreso a España de un indiano millonario y los afanes del su pueblo natal, Alboraya, por recibirle y pedirle cuantas necesidades consideran oportunas. En la de Berlanga, se cambia al indiano por los americanos, se politiza el tema y los de Villar del Río tienen sueños parecidos a los valencianos.

Sería estupendo que Filmoteca pudiera restaurar «La Última Falla» y ofrecer en sesión doble ambas películas.

Emilio R. Barrachina, escritor y director de cine.

Comentarios