ABC.es

HoyCinema

patrocinado por .
Ghislain Barrois: «Tengo los primeros guiones de la secuela de ''Ocho apellidos'' y te descojonas»

Ghislain Barrois: «Tengo los primeros guiones de la secuela de ''Ocho apellidos'' y te descojonas»

Entrevista al CEO de Telecinco Cinema, productora de «Lo Imposible», «Celda 211» o la recién estrenada «Perdona si te llamo amor»

D�a 01/07/2014 - 14.25h

Ghislain Barrois, un francés afincado en España, es el productor responsable de los últimos grandes éxitos del cine nacional. Desde su puesto como CEO de Telecinco Cinema, su olfato es el que ha apostado por «Lo imposible» u «Lo imposible». Pero el ritmo no para. Acaba de estrenar «Perdona si te llamo amor» y en el horizonte aparece «El niño».

- Su productora ha estado al frente de «Lo imposible», «Tadeo Jones», «Ocho apellidos vascos»... películas que han funcionado muy bien en taquilla. ¿Cuál es el secreto?

El secreto es que no hay secreto. Tratamos cada proyecto de manera independiente, no aplicamos nunca dos veces la misma receta en la promoción. Nos adaptamos a cada película. La promoción es una variable fundamental de la ecuación de nuestras películas, y a ella nos adaptamos en cada minuto. Por ejemplo, ahora tenemos el Mundial, pues estamos en plena promoción de «El Niño», película que sacaremos a finales de agosto y utilizamos el Mundial. Si no hubiera Mundial habríamos hecho otra cosa. Yo creo que la clave es flexibilidad. Quizá en esto nos diferenciamos de los estudios, que tienen, es una sensación, el truco ya cogido: cogen el márketing americano, lo meten en el microondas, tres minutos, le dan y ¡plin!, y luego lo aplican a cada territorio.

Nosotros no. Primero, porque nos va la vida, y no te exagero, en cada película. Tenemos que intentar maximizar cada estreno, sacarle el máximo rendimiento, y es verdad que últimamente hemos tenido suerte en esto. El secreto es la combinación de unas películas que yo creo que tienen como característica que no defraudan, que no intentan ir de una cosa que no son, no son pretenciosas, van de frente: si es comedia romántica, como «Perdona si te llamo amor», pues es comedia romántica, muy romántica; cuando es un drama tipo «Lo imposible», pues un dramón; son películas redondas a las cuales sumamos una promoción tremenda desde todo el grupo Mediaset, de los canales. Y es la combinación de unas películas que yo llamo redondas, porque no es un tema de género, no es que sean comedias o dramas, da igual, pero son coherentes con la promoción que hacemos, que las pueden colocar en estado de gracia. Como siempre, la magia del cine, es más bien la cabronada, porque nunca sabes. Puedes tener sobre el papel la historia más fantástica, el elenco más increíble, y pegarte una leche.

- Decías que «nos va la vida en cada película». Hay unas declaraciones tuyas en las que afrimabas que «el cine no os daba dinero y que lo hacíais por obligación». Después de «Ocho apellidos vascos», ¿salen las cuentas?

No. La productora sigue en déficit si tienes en cuenta todas nuestras inversiones desde que empezamos. De memoria, creo que llevamos invertidos en cine, 330 millones o algo así, que no hemos recuperado. Nos falta muchísimo, casi un tercio de esta suma. Es verdad que los resultados de los últimos meses ayudan a que las cuentas pinten mejor, pero no estamos en beneficios ni mucho menos. Por ejemplo, «Lo imposible», que fue hasta «Ocho apellidos» la que más recaudación tuvo, era una película carísima. Acudimos al mercado internacional, que nos respaldó, nos recompró la película, y en España fue brutal, pero, aún así, es una película súper cara, lo que no quita que estemos mega orgullosos de ella. Eso no ha ocurrido con «Ocho apellidos», que es una película muy rentable.

- Esa rentabilidad, ¿se puede traducir en alguna secuela de la cinta?

Sí, lo estamos mirando, estamos intentando ponerla en marcha cuanto antes, pero no queremos... no lo hacemos por el dinero, bueno un poco sí, pero somos una productora que tiene una televisión detrás, todas esas películas las acaba emitiendo Telecinco o Cuatro. Entonces, tenemos que cuidar muchísimo, doblemente, nuestras películas. Sería muy fácil coger cualquier guión, lo llamas «Ocho apellidos vascos 2», y a rodar. Y haríamos un resultado brutal, seguramente. Pero no queremos eso, no es nuestro negocio. Queremos proponer una película que esté incluso mejor que la primera y hemos dejado el listón muy arriba. Hacer un negociete rápido y guarro no va con nosotros.

Ya tengo los primeros guiones, los primeros tratamiento de los guionistas y te descojonas de la risa. Los guionistas han encontrado una historia fantástica, que justifica seguir, y la gracia es meter algunos de los elementos que han llevado al éxito a la primera y algo más, para que la gente no salga, como pasa tantas veces, de las secuelas diciendo, «esto yo ya la había visto». Esto sería un fracaso y no queremos pasar por ahí. La lista de películas secuelas que son inferiores a la primera es larguísima y esto no lo queremos de ninguna manera. Mejor no hacerla que defraudar al público.

- Esa posible segunda entrega, ¿dónde se desarrollaría? ¿País Vasco u otras comunidades?

Estamos mirando otras comunidades, no te voy a ocultar que estamos mirando cambiar de escenario.

-¿Más para el Mediterráneo español?

Por ejemplo, podría ser, sí. Hay un sitio que te digo en primicia al que no van a ir: a Francia.

- El reparto...

Estamos trabajando en ello. Nos gustaría que repitieran la mayoría, pero te digo, depende de la historia que queramos contar. Es la historia la que dirá quién debe repetir.

- ¿Por qué su productora hace una película española sobre «Perdona si te llamo amor» cuando ya existía una versión italiana del libro de Moccia?

A nosotros nos gustaba mucho la película italiana pero pensábamos que podíamos acercarlo más al público español haciendo una adaptación, con un casting nuestro y una ligera adaptación. Ha sido un reto, porque es una película que hemos tardado años en poner en marcha, entre conseguir los derechos y después hacer una adaptación que fuera fiel al espíritu original. No se trataba de pervertir el alma de la novela pero había que adaptarla y trasladar el escenario, pero yo creo que lo hemos conseguido. No hemos traicionado la obra, cosa que habría sido un crimen, porque hay todo un público que espera esta película con muchísimo interés.

- La próxima película, después de «Perdona si te llamo amor», es «El niño», ¿qué perspectivas tiene teniendo en cuenta eso de que «le va la vida» en cada cinta?

Te lo he dicho un poco alegremente antes, pero, en «El niño» sí que nos va la vida. Ha sido una película muy complicada de levantar, carísima, que quisimos hacer en castellano, que fuera realista... y creo que lo hemos logrado, es un peliculón, pero claro, nos arriegamos con esta película. Porque, las películas en castellano a nivel internacional viajan peor que en inglés. Pero estamos súper orgullosos, es muy redonda, tiene todo, amor, aventura, acción... y personajes muy nuestros. Aunque pueden parecer que algunas secuencias a pelis de acción americanas, la historia es muy nuestra: son chavales de Barbate que están trapicheando con droga hoy en día, que transcurre hoy en día, lo que hace única a esta película.

Era un reto tremendo volver a trabajar con Daniel Monzón y Luis Tosar (ya lo hicieron en «Celda 211»). Tengo que se prudente porque, aunque en el cine nunca se sabe, pero podría ser un éxito, debería ser un éxito.

- ¿Ese éxito lo espera también para «Perdona si te llamo amor»?

Sí. Cada película es como un niño. Son todos diferentes y los quieres todos igual. Con «Perdona si te llamo amor» hemos estado años para hacerla y la queremos mucho. El conseguir los derechos ha sido un parto y estamos muy orgullosos de la película. Es muy respetuosa con el libro. Con el éxito que ha tenido más vale que no cabremos a los fans, porque si no van a arrancar las butacas y quemar los cines. Los distribuidores ya lo tienen suficientemente mal como para que además les quemen el cine. Es una película no pretende ir de una cosa que no es. Es una película romántica, una historia basada en un best-seller.

- Cuál es el modelo que siguen en su productora, ¿compran el proyecto entero, luego la idea, guionistas, actores?

Depende, nos adaptamos a cada proyecto. En «Perdona si te llamo amor» teníamos clara la novela, queríamos comprar la novela para hacer la adaptación, y es lo que hemos tardado mucho tiempo. En «El niño» ha sido otra cosa, la historia sale de Telecinco cinema. Uno de los productores del equipo, que dijo, «joder, he hablado con la policía y fijaos en lo que está pasando en el Estrecho», también algunos artículos que se han publicado sobre lo que estaba pasando. Lo que nos frenó un poco al principio era el coste, porque nos dimos cuenta enseguida que había que hacerlo en castellano y una película de estas características cuesta un riñón. Hasta que encontramos la solución de hacerla en castellano en este presupuesto tardamos un buen rato.

Otras veces se da el caso de que un productor nos trae un proyecto que nos mola y entramos. Ahora, de los que están al caer, no es el caso, pero, obviamente, hablamos con todo el mundo y nos adaptamos a cada uno. No tenemos un dogma, ni una receta que aplicamos al pie de la letra, eso sería el camino más seguro al fracaso rotundo. Además, no te puedes copiar. Ahora me están llegando un montón de películas y series con vascos y andaluces. No sé de qué van, pero fracaso asegurado. Se ha visto mil veces. Hacen falta traer historias e ideas nuevas para que funcionen. Haciendo refritos de ideas que ya han funcionado no llegas a ningún sitio.

Comentarios